Irrevocabilidad posible del mandato o poder

Ivancitolindochic1
Abg. Iván Rosales Chipani

Notario y Docente Universitario

I. INTRODUCCIÓN

Si bien en un artículo anterior habíamos referido sobre la representación, el mandato y el poder en nuestro país; particularmente de los últimos (Mandato y Poder) un aspecto de estos, siempre ha merecido una clarificación conceptual, por cuanto ocasiona y ha ocasionado más de una confusión y problemas sobrevinientes como efecto de su emisión y la posibilidad de dejarla sin efecto; nos referimos a la IRREVOCABILIDAD del mandato-poder que podría imponerse o no en base a nuestra normativa vigente

Brevemente repasemos; la ley del Notariado vigente (Ley 483) dice que como documentos de representación voluntaria ante notario(a) se pueden emitir los siguientes:

ARTÍCULO 62. (DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN).
Se otorgarán ante la notaria o el notario:
        1. Poder especial;
        2. Poder general;
        3. Poder colectivo;
        4. Sustitución de poder;
        5. Revocatoria de poder;
        6. Otros previstos por Ley.
 (Ley 483 ley del Notariado)

Y en concordancia el Reglamento  a esta ley (el D.S. No. 2189 de fecha 19 de noviembre de 2014) explica estos documentos, y entre estos, los principales:

ARTÍCULO 74.- (DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN)
Entre los poderes se encuentran de manera enunciativa.
a) General: Todos aquellos poderes otorgados para actos de administración y de representación legal;
b) Especial; Cuando se otorga para la realización de actos específicamente detallados;
c) Colectivo: Conferido por dos o más personas para un acto de representación común, que obliga solidariamente a cada uno de ellos con el mandatario, en concordancia con el Código Civil
(D.S. No. 2189 de 19-12-2014)

Teniendo claros estos documentos de representación voluntaria por conferir, el Código Civil nos habla después de las formas posibles de su extinción:

Art. 827.- (CAUSAS DE EXTINCIÓN DEL MANDATO). El mandato se extingue:
1) Por vencimiento del término o por cumplimiento del mandato.
2) Por revocación del mandante.
3) Por renuncia o desistimiento del mandatario.
4) Por muerte o interdicción del mandante o del mandatario, a menos que lo contrario resulte de la naturaleza del asunto. El mandato otorgado por interés común no se extingue por muerte o incapacidad sobreviniente del mandante.
(C. Civil)

II. LA REVOCATORIA – DERECHO PROPIO RENUNCIABLE

Y cierto, la revocatoria de poder normalmente como vemos es una forma posible para extinguir el mandato por los conferentes, por ello al margen de que exige responsabilidad y obligación del revocante para dar a conocer sobre la revocatoria del poder al apoderado, a la notaria o notario de fe pública que extendió el poder y a las instituciones públicas o privadas que se requiera, el reglamento a la Ley notarial –en esa línea regular–, reconoce que:

ARTÍCULO 76.- (REVOCACIÓN DE PODERES).
 La revocatoria es un derecho propio del o los otorgantes, consiste en dejar sin efecto la representación, ya sea en Forma total o parcial, en concordancia con el Código Civil.
(D.S. No. 2189 de 19-12-2014)

Lo mencionado, ratifica que de forma corriente la revocatoria es un derecho personal del o los otorgantes, –y veamos en ningún momento expresa su cualidad de irrenunciable–, es decir, normalmente la revocatoria es un derecho con el que se puede acudir y extinguir el poder por el conferente, pero reitero, en un poder llamémosle “regular”.

 III. LA IRREVOCABILIDAD – RESTRICCION POSIBLE DEL MANDATO O PODER.-

Sin embargo: ese derecho referido líneas arriba, se puede restringir voluntaria y expresamente por el(la) mismo(a) conferente y por el (la) apoderado(a) tras su aceptación cuando instituye libre y expresamente a ese poder su IRREVOCABILIDAD (Art. 829 cc.); por cuanto la normativa que antecede en su última parte además dice “…en concordancia con el Código Civil”.

En ese trayecto, la posibilidad de sujetar el poder a esa IRREVOCABILIDAD, se halla dispuesto por el Art. 829 del Código Civil que dice:

Art. 829.- (MANDATO IRREVOCABLE).
 El mandato puede ser irrevocable:
 1) Si se estipula la irrevocabilidad para un negocio especial o por tiempo limitado.
 2) Si es otorgado en interés común del mandante y mandatario o de un tercero.
(C. Civil)

1) En el primer caso: el mandato puede ser irrevocable cuando expresamente se fija esa IRREVOCABILIDAD para un negocio especial; vale decir mal podría el documento de representación versar para más de un negocio específico.- Pero en este primer caso alternativamente  podría expresar la IRREVOCABILIDAD fijando un tiempo determinado en su texto, consiguientemente para calificar como tal, mal podría emitir el poder con facultades de “SUSTITUCIÓN”, por cuanto ello lo ampliaría en el tiempo violentando precisamente su límite.-

2) Para el segundo caso  debería establecerse meridianamente “El Interés común”, pongamos por ejemplo un poder especial conferido entre el vendedor al comprador para perfeccionar la transferencia de un inmueble, donde se expresan los intereses de culminar con éxito la venta del uno y perfeccionar la compra por el otro; es decir SUBSISTEN AMBOS INTERESES y por tanto no existe un interés exclusivo del mandante.-

IV. REVOCATORIA DE PODER IRREVOCABLE.-

Ahora bien, no obstante instituido ya materialmente en un poder su IRREVOCABILIDAD, la misma norma (Art. 829 cc) en su Parágrafo siguiente (II) establece la posibilidad de REVOCAR EL PODER IRREVOCABLE en nuestro país por los siguientes dos casos: por acuerdo de partes o mediando justo motivo:

 “II. Puede revocarse en ambos casos mediando justo motivo o por acuerdo entre partes, salvando lo que se haya establecido en el convenio.”
(Artículo 829 C.C.)

Siendo que en nuestro ordenamiento el mandato y el poder son contratos (Arts. 804 y 806 cc.):

Art. 804.- (NOCIÓN) El mandato es el contrato por el cual una persona se obliga a realizar uno o más actos jurídicos por cuenta del mandante.
(C. Civil)

Y son contratos el mandato y el poder aun cuando en el caso del poder fue conferido unilateralmente, pero después se dio esa aceptación que puede ser expresa o tácita; en nuestra normativa sustantiva civil se refiere precisamente a esta posibilidad el –poder- unilateral que se perfecciona cual mandato con la aceptación:

Art. 806.- (ACEPTACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO DEL MANDATO)
El contrato se perfecciona por la aceptación del mandatario. Su aceptación puede ser sólo tácita y resultar de ciertos hechos, excepto si se trata de actos de mera conservación y urgencia.”
(C. Civil)

Por cuanto, –reiteramos lo expuesto en un artículo anterior–, si por un lado, el mandato es contrato bilateral sinalagmático perfecto desde inicio “aquel que genera obligaciones recíprocas para ambos contratantes desde su origen.” (Contrato bilateral, es Wiki); el poder, por otro lado, es un acto en inicio unilateral, y a la postre con la aceptación del apoderado se torna en sinalagmático –bilateral- imperfecto, pero contrato al fin y al cabo: “Los sinalagmáticos imperfectos. Empiezan como  contratos  unilaterales,  se  transforma durante  su  vida  jurídica  provocando  una  obligación  para  quien  antes  no  la  tenía  y terminan  como  bilaterales,  es  decir,  hay  una  mutación. (Contratos Sinalagmáticos, studoku).-

La amplia jurisprudencia boliviana avala lo manifestado, por cuanto equipara al mandato con el poder, lo maneja como sinónimos, y termina reflejándolos como contratos.

Como muestra tomemos un fragmento de un Auto supremo que respecto de un PODER que en el caso específico del ejemplo: solo por no guardar los requisitos/presupuestos dice “no es IRREVOCABLE”, pero los afirma como “contrato”:

“…Además, expresa, que de acuerdo al art. 527-II del reiterado Sustantivo, puede revocar o modificar el contrato (poder)…” (…)
“Por lo anotado, de acuerdo al art. 829 del Código Civil, el poder que trascribe el mandato examinado, cursante a fs. 366-367 de obrados, no es ni puede ser irrevocable; sólo lleva esta denominación en el encabezamiento en contradicción con todo el tenor del mandato, que en sí mismo, constituye un contrato.”
(Sala Civil Primera A.S. No 57/2005 del 06 de Abril de 2005)

Y tan es así, que no existe un solo caso donde producto de un poder se haya demandado el “no ser un contrato” por su emisión inicialmente unilateral, contrariamente se les exige tanto al conferente como al apoderado los mismos derechos y/o responsabilidades del mandato

Y entonces, volviendo a la vertiente de fondo de nuestro contenido en análisis: habiéndose consentido expresamente entre partes la IRREVOCABILIDAD en el mismo, al sentir de lo dispuesto por el Art. 519 del mismo compilado que dice:

“Art. 519.- (EFICACIA DEL CONTRATO) El contrato tiene fuerza de ley entre las partes contratantes. No puede ser disuelto sino por consentimiento mutuo o por las causas autorizadas por la ley.”
(C. Civil)

NO CONCURRIENDO LAS DOS PARTES para REVOCAR el poder dispuesto como IRREVOCABLE, vale decir: no mediando el acuerdo de estas partes para su REVOCATORIA, la valoración del justo motivo debe imprimirse por una autoridad jurisdiccional (mediante una orden judicial), que decida dicho derecho, efectuándose la valoración de ese justo motivo por el juez invariablemente; y no al criterio del notario por solicitud del conferente.-

Por esta realidad del poder y el mandato como contratos en nuestro país, estos son bilaterales, y respecto de la IRREVOCABILIDAD no pueden resolverse (Extinguirse sus obligaciones y derechos) sino por voluntad de los partícipes (de todos los partícipes), no pueden ser resueltos solo por una parte, por cuanto el poder si bien nació unilateralmente, desde su aceptación (expresa o tácita) se volvió contrato (por la imposición bilateral de su IRREVOCABILIDAD). Y si en el PODER IRREVOCABLE, una de las partes unilateralmente “quiere alegar” cualquier tipo de justificación (Justo motivo – Que no está expresamente asentado en el contrato Poder) para pedir su RESCISIÓN (Revocatoria) de forma unilateral, puede y debe hacerlo, léase ante un juez, tras proceso judicial, (ORDINARIO – ACCIÓN RESCISORIA, por ejemplo, etc.).-

Cuando todas las partes deciden dejar sin efecto un contrato se da lugar a una RESOLUCIÓN del mismo; pero si unilateralmente una de las partes sin estar facultada expresamente en el mismo contrato pide dejar sin efecto el mismo se llama a ésta: “RESCISIÓN”, y ésta siempre será JUDICIAL.

Al respecto, y siguiendo con la analogía del contrato, la autora Livia Hernández en su trabajo “Temas del derecho”, nos dice:

“La disolución es un medio voluntario de terminación de los con­tratos mediante el cual las partes de mutuo acuerdo deciden la extinción del contrato.”
(Resolución, rescisión, diferencias)

En cambio, la Rescisión normalmente es una acción judicial “acción de Rescisión” (al no haber acuerdo voluntario) véase lo dicho por Ossorio cuando la misma autora Livia Hernández, lo cita de la manera siguiente:

“Sobre la Resolución, Ossorio (2006), indica que esta acción en estudio, “es la ejercida para que se proceda a la resolución forzosa de un contrato u obligación al que no se accede extrajudicialmente”. (p. 40)”
(Resolución, rescisión, diferencias)

 V. TEORÍA NEGACIONISTA DEL “PODER-CONTRATO”.-

Sin compartirla por supuesto, comprendemos que exista una corriente teórica doctrinal que diverge con lo expuesto al fundar en el poder (Apoderamiento) un derecho esencial en interés exclusivo del poderdante tornándolo por ello irrenunciable. Y que al margen de desoír la posibilidad del interés bilateral, esgrime una creencia “negacionista” del poder-contrato, por su inicial emisión unilateral (Poder irrevocable, contrasentido).

Sin embargo, en nuestro país –como vimos— nuestra normativa civil tras inclusive la tacita aceptación del hasta entonces mero conferido, configura esto como contrato (Art. 806 cc)

VI. RATIFICANDO NUESTRA POSICIÓN.-

Nuestro ordenamiento nos lleva a sustentar que la revocación sí es un derecho que se otorga al poderconferente –cuando es de su exclusivo interés–,  pero tras condicionamiento especifico (Art. 829 C.C.) puede renunciar a él, instituyendo así o el mandato o el poder IRREVOCABLES  como contratos (Art. 804 y 806 C.C.).

Si bien vimos la posibilidad de REVOCAR un PODER  IRREVOCABLE (Acuerdo de partes, o alegando justo motivo) No corresponde la revocatoria de un poder irrevocable, con el argumento del JUSTO MOTIVO a sola apreciación del notario, cuando ya establecimos suficientemente que ésta: si no es por voluntad de las mismas partes, es por vía judicial que debe solicitarse argumentando ese u otro justo motivo.-

Recordemos valorar – decidir el derecho, es propio de las autoridades jurisdiccionales y no la del notario, veamos la etimología de la misma palabra “iurisdicción”, del latín iuris dictio, «decir, decidir o declarar el derecho a su propio gobierno». En el Caso de los Notarios, estos –sobre una situación controvertida–  ni por asumo no deciden ni declaran el derecho, sino más bien actúan siempre sobre una esfera de la paz, de lo voluntario. La Jurisdicción, por lo mismo es siempre, o debe serlo sobre situaciones controvertidas, donde se precise decidir el derecho.

¿Se imaginan el funesto precedente y la inseguridad jurídica que se cernirían sobre todo el sistema legal de nuestro país, si a solo criterio del Notario, sin concurrir las dos partes y (unilateralmente) por una sola ese JUSTO MOTIVO fuera establecido (por o ante notario) y se REVOCARIA UN PODER IRREVOCABLE?. En la lógica de los contratos, entonces: ¡¿Cualquier contrato, por la sola solicitud de una parte (sin que en su contenido mismo consintiera esa causal) unilateralmente se anulara, revocara, o rescindiera, sometido a solo criterio del notario y no de una autoridad jurisdiccional?!  Sería UNA CALAMIDAD.

Ahora, si bien al recibir o realizar un acto (Escritura-Poder) el notario efectúa una calificación (Control de la legalidad Art. 19 inciso d. Ley 493), y para extender segundos traslados (Segundos Testimonio, copias y otros Art. 20 inc. a norma IDEM) establece el legítimo interés; pero eso no debe CONFUNDIRSE, con establecer, valorar o decidir el derecho al dar razón del JUSTO MOTIVO.

Es imperioso entender que el interés compartido debe ser resguardado en pro de la seguridad jurídica, por cuanto así evitaríamos situaciones de abuso del derecho. De los variados, un ejemplo gráfico: cuando un deudor otorga poder irrevocable a su acreedor para que venda su casa y con parte del precio satisfaga su acreencia.

Finalmente para evitar confusiones y/o abusos respecto de la IRREVOCABILIDAD en los poderes–mandato, es menester formular por el presente servidor, algunas modestas sugerencias a efectos de cuidar una correcta emisión de los poderes IRREVOCABLES.

 SUGERENCIAS:

 a) Debe expresamente consignarse desde el encabezamiento su inequívoca condición de IRREVOCABLE.-

b) Al sujetarse el poder a esa IRREVOCABILIDAD –. Si eso es lo que se pretende–, debe explicarse y/o determinarse expresa y objetivamente en el texto: O el único negocio especial, el tiempo limitado o la fuente del interés común.

En lo expuesto, el notario(a) debe ser un tamiz ante posibles equívocos, confusiones o abusos del término “irrevocable” sin el sustento o los –llamémosle–, “presupuestos del poder o mandato irrevocable” y esto debe prevenirlo desde el asesoramiento y la instructiva de poder.-

———–ooOoo———–

Abog. Iván Rosales Chipani
Notario y Docente Universitario

——————————————————

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA.

  • GUZMÁN, FARFAN, SAUL, Apuntes De Derecho Notarial, Tomo I, II, III, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.
  • LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.-
  • MENDOZA ARZABE, FERNANDO, Tratado de Derecho Notarial, Editorial Jurídica Conosur Ltda.,  Santiago de Chile 1993.
  • NERI, ARGENTINO I., Tratado Teórico-Práctico de Derecho Notarial, Editorial Depalma, República Argentina, 1976.
  • PELOSI, CARLOS, El Documento Notarial. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina, 2006. 4° Reimpresión.
  • REGLAMENTO A LEY NOTARIAL, D.S. No. 2189 de fecha 19 de diciembre de 2014.
  • VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.

 

  BIBLIOGRAFÍA ELECTRÓNICA. 

(Contrato bilateral, es Wiki)

(Contrato bilateral, es Wiki)

(Contratos Sinalagmaticos, studoku)

(Diferencias, Representación)

(Resolución, rescisión, diferencias)

(MANDATO-CONTRATO, Slideshare)

(Poder irrevocable, contrasentido)

(Poderes, Notariado, org)

LOS DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN VOLUNTARIA

Ivancitolindochic1
Abg. Iván Rosales Chipani

Notario y Docente Universitario

poder-judicial-firma

“(Noción) El mandato es el contrato por el cual una persona se obliga a realizar uno o más actos jurídicos por cuenta del mandante”.

I. REPRESENTACIÓN VOLUNTARIA, MANDATO Y PODER.

Lamentablemente nuestra legislación maneja en muchos acápites los tres términos: representación, mandato y poder como sinónimos, especialmente el mandato con el poder; por lo que brevemente intentaremos hacer una precisión.

 La representación voluntaria.

El documento de representación voluntaria, se concibe de manera general como figura jurídica que permite alterar o modificar el ámbito personal o patrimonial de una persona, por la actuación de otra capaz, quien actúa siempre a nombre de la primera, ésta se manifiesta a través del mandato o poder.

El mandato.

Como figura específica, el mandato es aquel que se representa a través de un contrato; esto es, un acuerdo de voluntades entre dos personas que genera obligaciones y derechos para los participantes en él.

El mandato es un contrato mediante el cual una persona (mandante) confía la gestión de uno o más negocios a otra (mandatario), quien se hace cargo de ellos por cuenta y riesgo de la primera. Es un contrato consensual, bilateral, de buena fe y se presume oneroso.

(MANDATO-CONTRATO, Slideshare)

 

El poder.

Por su parte, el poder es un acto jurídico unilateral que consiste en otorgarle a una persona, por escrito, facultades para realizar una determinada gestión, o conjunto de gestiones, celebrar un contrato o para que contrate a su nombre. Ahora bien, cuando la persona acepta el poder y ejerce la representación, deja de ser un acto jurídico unilateral para convertirse en un acuerdo de voluntades (Es en todo caso un contrato consensual, sinalagmático imperfecto); un contrato (acto jurídico bilateral) que en Bolivia, al igual que el mandato tendrá efectos similares.

Un poder es un documento público autorizado por un notario que permite a una persona o empresa designar a otra como su representante para que actúe en su nombre en determinados actos jurídicos, de modo que el representante deberá acreditar su cualidad de apoderado  mediante la exhibición de la copia autorizada del poder.

(Poderes, Notariado.org)

 

Pero hagamos hincapié en la aceptación del apoderado; para convertir ese acto inicialmente unilateral en bilateral imperfecto, como dijimos debe mediar la aceptación, y esta puede imprimirse por el receptor-apoderado de forma expresa o tácita, véase en nuestra normativa sustantiva civil se refiere precisamente a esta posibilidad el –poder- unilateral que se perfecciona cual mandato con la aceptación:

ARTÍCULO 806. (ACEPTACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO DEL MANDATO)
El contrato se perfecciona por la aceptación del mandatario. Su aceptación puede ser sólo tácita y resultar de ciertos hechos… 
Código Civil boliviano)

Por cuanto, si por un lado, el mandato es contrato bilateral perfecto desde inicio: con posibilidad de generar obligaciones para ambos. “Por ejemplo la compraventa o el arrendamiento, con alguna clausula específica para efectos de representación de uno por otro:

Contrato bilateral o sinalagmático perfecto
Es aquel que genera obligaciones recíprocas para ambos contratantes desde su origen.
(Contrato bilateral, es Wiki)

El poder, por otro lado, es un acto en inicio unilateral como ya establecimos; y a la postre con la aceptación del apoderado se torna en sinalagmático –bilateral- imperfecto, pero contrato al fin y al cabo:

Los imperfectos. Empiezan como  contratos  unilaterales,  se  transforma durante  su  vida  jurídica  provocando  una  obligación  para  quien  antes  no  la  tenía  y terminan  como  bilaterales,  es  decir,  hay  una  mutación.
(Contratos Sinalagmaticos, studoku)

Principales diferencias.

a) Dentro la representación voluntaria está el mandato y el poder; La Representación es el género.

b) El mandato es necesariamente contrato, es suscrito bilateralmente desde inicio y no es necesariamente representativo.

c) Poder en nuestro medio es acto inicialmente unilateral, se constituirá en contrato con obligación bilateral solo desde momento de la aceptación del apoderado que usualmente será posterior de forma expresa o tácita al ejecutar el poder.

Es obligación de hacer, actuación a nombre de otra persona para que los actos efectuados surtan en el patrimonio del representado, de tal manera que la relación jurídica vincula directa e inmediatamente al representante con el representado.

Hecha la puntualización, no obstante, la constatación de que erróneamente estos términos se manejan como sinónimos, con dicho advertido pasamos a desarrollar el presente contenido, a veces hasta confundidos por nosotros mismos: el mandato y el poder, como sigue:

El poder es un contrato de responsabilidad, por el que una persona o varias (el, o los mandantes) confían una determinada gestión a otra (mandatario), en uno o más negocios, por cuenta y riesgo del mandante.

Al respecto el Código Civil dice en su Artículo 804 “(Noción) El mandato es el contrato por el cual una persona se obliga a realizar uno o más actos jurídicos por cuenta del mandante”.

El Poder o Mandato, es un contrato oneroso, consensual y bilateral. Se perfecciona por el solo consentimiento del mandante y mandatario, el del mandatario al momento de aceptar la gestión o el encargo (Art. 806 C.C. ya referido).

El código Civil en su Art. 805, autoriza la otorgación del mandato mediante escritura pública, documento privado, por carta e inclusive verbalmente según el carácter de la gestión a encomendarse; en esta última forma en rigor de verdad estarían comprendidos los actos meramente circunstanciales accesorios que por su poca importancia no se hacen necesarios su otorgación por escrito: por ejemplo, mandar a comprar material de construcción, escritorio, representación en reunión de padres de familia, etc.

El poder es una facilidad que la ley dispensa a la persona natural o jurídica, que no puede atender personalmente actos de derecho, juicios o negocios en forma personal, por encontrarse lejos del lugar donde debe realizarse el acto jurídico, o por estar impedido momentáneamente, por enfermedad o por otras circunstancias.

 Otorgamiento. Todo poder se otorga ante Notario de Fe Pública y debe ser autorizado personalmente por el CONFERENTE-MANDANTE.

El poder puede ser faccionado mediante instructiva elaborada por un Abogado o labrarse directamente a petición verbal del conferente-mandante.

Los poderes son llevados en un archivo especial con el título genérico de PODERES, los mismos que deben ser ordenados en forma correlativa, sellados, firmados, foliados y empastados.

La Ley del Notariado Plurinacional establece entre otros aspectos los datos que deben hacerse constar en este tipo de documentos notariales:

ARTÍCULO 62. (DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN).
I. Se otorgarán ante la notaria o el notario: a.Poder especial; b.Poder general; c. Poder colectivo; d. Sustitución de poder; e. Revocatoria de poder; f. Otros previstos por Ley.
II. En el poder otorgado ante la notaria o el notario, sea de carácter general o especial, se hará constar bajo pena de nulidad los datos de identificación, el número de cédula de identidad y la capacidad del conferente y conferido.
III. Los poderes deben cumplir las mismas formalidades que las escrituras públicas notariales, no siendo requisito las instructivas de poder. Las normas y procedimientos estarán regulados por reglamento y se regirá conforme los preceptos del Código Civil.
(Ley Notariado, 2014)

 

Sumado a lo expuesto el Reglamento a la ley notarial rotula algunas reglas para el otorgamiento de los poderes:

ARTÍCULO 77.- (REGLAS PARA EL OTORGAMIENTO DE PODERES).

I. El Poder otorgado ante la notaria o notario de fe pública debe ser requerido necesariamente por el poderdante, suscrito por éste y la notaria o el notario de fe pública, no siendo necesaria la comparecencia del apoderado para su otorgamiento, y servirá para actos civiles, judiciales, administrativos, de disposición, políticos o de representación legal.

II. El poderdante a momento de concurrir ante la notaria o el notario de fe pública deberá manifestar sobre la capacidad del apoderado, bajo su responsabilidad.

III. La vigencia de los poderes para transferencia de vehículos motorizados, estarán regidos por la Ley y el Reglamento de Tránsito, debiendo solicitar la notaria o el notario de fe pública la presentación del registro de propiedad del vehículo automotor. (Reglamento, Ley Notariado)

 

II. LA INSTRUCTIVA DE PODER

Es muy conveniente que exista la instructiva de poder realizada por el Abogado de parte interesada porque contiene las cláusulas expresadas atribuidas al MANDANTE u otorgante. El Notario debe regirse a estas formalidades sin aumentar ni disminuir nada, solamente agregará las cláusulas de seguridad y estilo.

En la práctica y especialmente en la economía jurídica boliviana, es muy frecuente la “instructiva de poder” realizada por los abogados de la parte interesada, porque contienen las cláusulas expresas atribuidas al poderdante u otorgante a fin de que se den en el sentido especificado en la instructiva, incluso firmada por los conferentes.

Muchos notarios prefieren contar con la instructiva porque con esto se evita que los poderdantes y apoderados no atribuyan al notario aspectos que no fueron determinados en las facultades y responsabilidades que pudieran derivar; sin embargo, siendo el notario un profesional del Derecho y como constructor del documento público y arquitecto de las formalidades y solemnidades no requiere de una instructiva, él es idóneo para la función y debe cumplir las formalidades sin aumentar ni disminuir nada de lo otorgado, pero con la sujeción a las cláusulas de seguridad y estilo.

 III. DIVISIÓN.

Ya sea por su forma o el número de conferentes, los poderes se dividen en:

a) Poder General de administración, es aquel mandato amplio, que abarca la administración total de los bienes, derechos y obligaciones del MANDANTE, con cláusulas y atribuciones amplias, para motivos comerciales, administrativos y judiciales.

b) Poder Especial (suficiente y bastante), es cuando el mandato está circunscrito a un determinado objeto o gestión y algunos otros actos complementarios, siendo este limitado para algo específico, cumplido el mismo, automáticamente se extingue el poder.

c) Poder colectivo, es aquel conferido por dos o más personas para un acto de representación común, que obliga solidariamente a cada uno de ellos con el mandatario.

Lo expuesto, enunciativamente, se halla establecido en el Reglamento de la Ley del Notariado Plurinacional, cuando dice:

ARTÍCULO 74.- (DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN)

I. Entre los poderes se encuentran de manera enunciativa. a) General: Todos aquellos poderes otorgados para actos de administración y de representación legal; b) Especial; Cuando se otorga para la realización de actos específicamente detallados; c) Colectivo: Conferido por dos o más personas para un acto de representación común, que obliga solidariamente a cada uno de ellos con el mandatario, en concordancia con el Código Civil (Reglamento, Ley Notariado)

IV. LA EXTINCIÓN DEL MANDATO

El poder puede extinguirse por las causas que el mismo Código Civil establece cuando dice:

Art. 8270 (CAUSAS DE EXTINCIÓN DEL MANDATO). El mandato se extingue: 1) Por vencimiento del término o por cumplimiento del mandato. 2) Por revocación del mandante. 3) Por renuncia o desistimiento del mandatario. 4) Por muerte o interdicción del mandante o del mandatario, a menos que lo contrario resulte de la naturaleza del asunto. El mandato otorgado por interés común no se extingue por muerte o incapacidad sobreviniente del mandante. (C. Civil)

 a) Revocatoria del Poder

Se puede revocar un poder de manera parcial o total. Revocar es anular las facultades o atribuciones conferidas. Se revoca parcialmente cuando el MANDANTE, no necesita que el MANDATARIO efectué algunos y determinados actos jurídicos. Se revoca en forma total, Cuando se anula toda la extensión del Poder. Puede realizarse la revocatoria en la misma Notaría mediante otra escritura de Revocatoria, firmado por el mismo otorgante. Un poder revocado inmediatamente carece de valor y no debe entregarse testimonio al beneficiario ni a terceras personas interesadas por estar nulo de pleno derecho, a no ser que medie orden judicial acreditando su interés legal, debiendo además transcribirse la nota marginal de revocatoria.

b) Renuncia al mandato.

Si el MANDANTE-conferente puede revocar el Poder, el MANDATARIO-apoderado tiene derecho de RENUNCIAR AL MANDATO conferido, no pudiendo ser constreñido a hacer lo que no puede o no quiere, a gestionar un negocio por cuenta de otro; así como el mandatario es libre de obligarse, también es libre de desligarse. Sin embargo, esta facultad está limitada, porque sí por efecto de la renuncia el MANDANTE sufre perjuicio, el MANDATARIO está obligado a resarcir los daños y perjuicios ocasionados.

La renuncia del MANDATARIO está condicionada a: a) Ponerla en conocimiento del MANDANTE. b) Continuar el MANDATARIO con la gestión, hasta que el MANDANTE haya podido tomar las disposiciones necesarias al negocio y; c) Indemnizar al MANDANTE por los perjuicios que su renuncia causa.

 c) Poder Irrevocable

De acuerdo con Gattari diremos que la figura jurídica del poder irrevocable era más bien inusual, pero por circunstancias de los últimos tiempos, ha comenzado a ser utilizado paulatinamente como una solución a problemas de orden contractual, ligados con otros de carácter administrativo, económico y aún personal, por ejemplo, cuando una persona vende un inmueble y por circunstancias ajenas a la voluntad de ambas partes contratantes, la escritura pública aún no se puede estructurar y requiere el vendedor se le cancele el precio total y el comprador no quiere perder la compra, la solución sería el poder irrevocable. Para estos casos y muchos más, aparece el poder irrevocable, sin embargo, debemos reconocer que es una solución parcial con ciertos riesgos, pero solución al fin.

Si bien el poder irrevocable compromete la voluntad del poderdante sustantivamente y contiene declaraciones confesorias que se pueden hacer valer contra él, no lo pone a cubierto de embargos e inhibiciones que traban la disponibilidad, en algunos casos el poder irrevocable puede parecerse a un cheque sin fondos.

En la gran mayoría de los países que tienen una legislación notarial moderna, éste poder irrevocable se solicita con mucha habitualidad, como la panacea que soluciona todos los problemas, por eso se hace necesario un correcto asesoramiento y la correlativa aplicación de esta figura de excepción, únicamente en aquellos casos en que se justifiquen todos los requisitos legales, con una adecuada redacción instrumental, para que, en el momento en que sea necesaria su utilización, no existan dudas sobre su validez.

En nuestro país se utiliza muy rara vez este tipo de poder, sin embargo, nuestra legislación civil establece la calidad de poder irrevocable en el artículo 829 del Código Civil.

El poder irrevocable, para valer como tal deberá contener los requisitos exigidos en dicha norma, además de establecer expresamente la irrevocabilidad.

 

V. LAS CARTAS PODER.

Se realizan de acuerdo al Código Civil (artículo 805), allí se establece que el mandato o poder puede ser expreso o tácito, y puede hacerse a través de documento público o privado, por carta o verbalmente. La doctrina afirma que la carta poder es sólo es para trámites extrajudiciales como ser pago de servicios, facturas, entrega de cosas, etc.

La carta poder es un documento donde se otorga facultades sencillas y se solicita al Notario que realice un acta como en las cartas notariales. Surte efectos sólo para algo concreto y determinado expresamente.

———–ooOoo———–

Abog. Iván Rosales Chipani
Notario y Docente Universitario

________________________________

NORMATIVA VIGENTE CÓDIGO CIVIL.

Art. 804.- (NOCIÓN). El mandato es el contrato por el cual una persona se obliga a realizar uno o más actos jurídicos por cuenta del mandante. (Arts. 297, 467, 809, 813, 821, 834, 982 del Código Civil)

Art. 805.- (CLASES, FORMAS Y PRUEBA DEL MANDATO). I. El mandato puede ser expreso o tácito. II. El mandato expreso puede hacerse por documento público o privado, por carta o darse verbalmente, según el carácter del acto a celebrar en virtud del mandato.

Art. 806.- (ACEPTACIÓN Y PERFECCIONAMIENTO DEL MANDATO) El contrato se perfecciona por la aceptación del mandatario. Su aceptación puede ser sólo tácita y resultar de ciertos hechos, excepto si se trata de actos de mera conservación y urgencia.

Art. 807. (ACEPTACIÓN TACITA DEL MANDATO ENTRE AUSENTES). Se presume aceptado el mandato entre ausentes si el negocio para el cual fue conferido se refiere a la profesión del mandatario o si sus servicios fueron ofrecidos mediante publicidad y no se excusó de inmediato; en este último caso, debe adoptar las medidas urgentes de conservación que requiera el negocio.

Art. 808.- (PRESUNCIÓN DE ONEROSIDAD). I. El mandato se presume oneroso, salva prueba contraria. II, Cuando consiste en actos que debe ejecutar el mandatario propio de su oficio o profesión o por disposiciones de la ley, es siempre oneroso.

Art. 809.- (MANDATO GENERAL Y ESPECIAL). El mandato es especial para uno o muchos negocios determinados; o general para todos los negocios del mandante. (Arts. 73, 506 del Código de Comercio)

Art. 810.- (MANDATO GENERAL). I. El mandato general no comprende sino los actos de administración. II. Si se trata de transigir, enajenar o hipotecar o de cualquier otro acto de disposición, el mandato debe ser expreso. La facultad de transigir no se extiende a comprometer. (Arts. 686 y 835 del Código Civil).

Art. 811.- (EXTENSIÓN). I. El mandato no sólo comprende los actos para los cuales ha sido conferido, sino también aquellos que son necesarios para su cumplimiento. II. El mandatario no puede hacer nada más allá de lo que se le ha prescrito en el mandato.

Art. 812.- (CAPACIDAD). I. El mandante debe tener capacidad legal para a celebración del acto que encarga. II. El mandato puede ser conferido a cualquier persona capaz de contratar, excepto si la ley exige condiciones especiales. (Art, 486 del Código Civil) III. Aún puede darse a una persona incapaz de obligarse pero capaz de querer y entender.

Art. 825.- (MANDATO COLECTIVO). El mandato conferido por dos o más personas por un acto único y para un negocio común, obliga solidariamente a cada una de ellas con el mandatario para todos los efectos del mandato; sólo puede ser revocado por todas ellas, a menos que exista justo motivo.

Art. 826.- (MANDATO SIN REPRESENTACIÓN). I. Cuando el mandatario en el ejercicio del cargo obra en su propio nombre, se obliga directamente con quien contrató como si fuera asunto personal suyo; no obliga al mandante respecto a terceros. II. Sin embargo, puede el mandante subrogarse en los derechos y acciones resultantes de los actos celebrados por el mandatario y ser en tal caso exigido por éste o por los que le representen para cumplir las obligaciones que de ello deriven. (Art. 1248 del Código de Comercio; Art. 821 del Código Civil).

SECCIÓN IV

De la extinción del mandato

Art. 827 (CAUSAS DE EXTINCIÓN DEL MANDATO). El mandato se extingue: 1) Por vencimiento del término o por cumplimiento del mandato. 2) Por revocación del mandante. 3) Por renuncia o desistimiento del mandatario. 4) Por muerte o interdicción del mandante o del mandatario, a menos que lo contrario resulte de la naturaleza del asunto. El mandato otorgado por interés común no se extingue por muerte o incapacidad sobreviniente del mandante.

Art. 828.- (REVOCABILIDAD DEL MANDATO). El mandante puede revocar el mandato en cualquier momento y obligar al mandatario a la devolución de los documentos que conciernen al encargo. II. En el mandato oneroso resarcirá al mandatario el daño causado, silo revoca antes del término que se hubiese fijado o antes de la conclusión del negocio para el que se otorgó; o siendo de duración indeterminada, si no ha dado un prudencial aviso, excepto, en ambos casos, que medie justo motivo. (Arts. 779, 827 y 835 del Código Civil)

Art. 829.- (MANDATO IRREVOCABLE). I. El mandato puede ser irrevocable: 1) Si se estipula la irrevocabilidad para un negocio especial o por tiempo limitado. 2) Si es otorgado en interés común del mandante y mandatario o de un tercero, II. Puede revocarse en ambos casos mediando justo motivo o por acuerdo entre partes, salvando lo que se haya establecido en el convenio. (Arts. 519, 827 del Código Civil)

Art. 830.- (REVOCACIÓN FRENTE A TERCEROS). La revocación notificada a sólo el mandatario, no puede ser opuesta a los terceros que han contratado ignorando esa revocación: Queda a salvo al mandante su recurso contra el mandatario.

Art. 831.- (REVOCACIÓN TACITA). La constitución de un nuevo mandatario para el mismo negocio o el cumplimiento de éste por parte del mandante, importa la revocación del mandato anterior, contado desde el día en que se le notificó a quien lo había recibido.

Art. 832.- (RENUNCIA DEL MANDATARIO). I. El mandatario puede renunciar el mandato, notificando su desistimiento al mandante con un término prudencial; se halla sin embargo obligado a continuar con el mandato, hasta su reemplazo, salvo impedimento grave o justo motivo. II. En caso contrario si el desistimiento perjudica al mandante, debe ser éste resarcido por el mandatario.

Art. 833.- (MUERTE O INCAPACIDAD DEL MANDANTE O DEL MANDATARIO). I. Si el mandatario ignora la muerte del mandante, o alguno de os otros motivos que hacen cesar el mandato, lo que hace en esa ignorancia es válido, Con respecto a terceros de buena fe; esto sin perjuicio de que aún a sabiendas continúe la gestión si hay peligro. II. En caso de muerte o de incapacidad sobrevenida del mandatario, sus herederos o quien lo represente, deben dar aviso inmediato al mandante y entre tanto hacer todo lo que las circunstancias exigen en interés de éste. ———-

LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL SECCIÓN III DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN

ARTÍCULO 62. (DOCUMENTOS DE REPRESENTACIÓN). I. Se otorgarán ante la notaria o el notario: a.Poder especial; b.Poder general; c. Poder colectivo; d. Sustitución de poder; e. Revocatoria de poder; f. Otros previstos por Ley. II. En el poder otorgado ante la notaria o el notario, sea de carácter general o especial, se hará constar bajo pena de nulidad los datos de identificación, el número de cédula de identidad y la capacidad del conferente y conferido. III. Los poderes deben cumplir las mismas formalidades que las escrituras públicas notariales, no siendo requisito las instructivas de poder. Las normas y procedimientos estarán regulados por reglamento y se regirá conforme los preceptos del Código Civil. —————–

Reglamento a la Ley del Notariado Plurinacional

ARTÍCULO 74.- (DOCUMENTOS DE REPRESENTACION)

  1. Entre los poderes se encuentran de manera enunciativa. a) General: Todos aquellos poderes otorgados para actos de administración y de representación legal; b) Especial; Cuando se otorga para la realización de actos específicamente detallados; c) Colectivo: Conferido por dos o más personas para un acto de representación común, que obliga solidariamente a cada uno de ellos con el mandatario, en concordancia con el Código Civil
  2. Los poderes otorgados fuera del Estado Plurinacional de Bolivia, para su validez requerirán del trámite de legalización por el Ministerio de Relaciones Exteriores, tendrán plena validez en todo el territorio del Estado Plurinacional de Bolivia, debiendo ser protocolizado ante la notaria o notario de fe pública, no requiriéndose orden judicial. III. Los poderes autorizados dentro del Estado Plurinacional de Bolivia para su validez fuera del país, deberán ser autenticados por las Direcciones Departamentales respectivas.

ARTÍCULO 75.- (RENUNCIA DEL APODERADO). La renuncia del apoderado para ejercer las facultades otorgadas debe ser comunicada al mandante y a la notaria o el notario de fe pública para los fines que correspondan.

ARTÍCULO 76.- (REVOCACIÓN DE PODERES).

  1. La revocatoria es un derecho propio del o los otorgantes, consiste en dejar sin efecto la representación, ya sea en Forma total o parcial, en concordancia con el Código Civil.
  2. La o el revocante tiene la responsabilidad y obligación de dar a conocer sobre la revocatoria del poder al apoderado, a la notaria o notario de fe pública que extendió el poder y a las instituciones públicas o privadas que se requiera.

ARTÍCULO 77.- (REGLAS PARA EL OTORGAMIENTO DE PODERES).

  1. El Poder otorgado ante la notaria o notario de fe pública debe ser requerido necesariamente por el poderdante, suscrito por éste y la notaria o el notario de fe pública, no siendo necesaria la comparecencia del apoderado para su otorgamiento, y servirá para actos civiles, judiciales, administrativos, de disposición, políticos o de representación legal.
  2. El poderdante a momento de concurrir ante la notaria o el notario de fe pública deberá manifestar sobre la capacidad del apoderado, bajo su responsabilidad.

III. La vigencia de los poderes para transferencia de vehículos motorizados, estarán regidos por la Ley y el Reglamento de Tránsito, debiendo solicitar la notaria o el notario de fe pública la presentación del registro de propiedad del vehículo automotor.

——–ooOoo——–

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA.

  • GUZMÁN, FARFAN, SAUL, Apuntes De Derecho Notarial, Tomo I, II, III, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.
  • LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.-
  • MENDOZA ARZABE, FERNANDO, Tratado de Derecho Notarial, Editorial Jurídica Conosur Ltda.,  Santiago de Chile 1993.
  • NERI, ARGENTINO I., Tratado Teórico-Práctico de Derecho Notarial, Editorial Depalma, República Argentina, 1976.
  • PELOSI, CARLOS, El Documento Notarial. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina, 2006. 4° Reimpresión.
  • VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.

 

  BIBLIOGRAFÍA ELECTRÓNICA. 

(Contrato bilateral, es Wiki)

(Contratos Sinalagmaticos, studoku)

(Diferencias, Representacion)

(MANDATO-CONTRATO, Slideshare)

(Poderes, Notariado, org)

EVOLUCIÓN DEL PERFIL DE LA NOTARIA O NOTARIO EN BOLIVIA

ivanbuen14Aa
Abog. Iván Rosales Chipani
Notario y docente universitario                                                    Ver/Bajar Artículo en pdf

CriterioI. PERFIL. LA IMPORTANCIA PARA DEFINIR LA DEL NOTARIO.

1.1.- El concepto “perfil”.

Genéricamente, “El perfil” es una complejidad o conjuntos de aspectos particulares, o un costado, que se presentan en una cosa, persona o conjunto determinado…

perfil1

“El Perfil”, si lo que se quiere, es expresardo como un contenido humano o recurso, este puede ser:

perfil2

“El perfil” como acepción “recurso humano” referido en el contexto de una empresa o la misma sociedad, nos conduce a la exigencia de una recopilación de datos y rasgos particulares, para determinado puesto de trabajo que requiere específicos niveles de educación y formación, experiencias, habilidades, destrezas intelectuales y hasta físicas.

1.2.- Importancia para definir EL PERFIL del notario(a) en Bolivia.

Es importante que académicamente de una forma racional ejercitemos una mayor comprensión de los itemes necesarios que expliquen de forma idónea este recurso humano y luego los criterios que incidan en su eficaz selección, determinando además de su función, qué personalidad, habilidades o competencias expresas e implícitas son las necesarias para alcanzar con eficiencia, los objetivos que les vamos a demandar.

Para este cometido, es importante que vayamos más allá de la definición o básicos requisitos que la normativa notarial parece ya describir de manera general o específica, pero para una visión integral y objetiva de todo EL PERFIL, debemos colectar y relacionar elementos compilando más de una fuente en todo el contexto.

En este caso el recurso humano es altamente significativo: las notarias y notarios de fe pública; buscar el mejor concurso de estos incidirá nada menos que en una efectiva paz social y seguridad jurídica que nuestra sociedad la requiere denodadamente.

II. EVOLUCIÓN DEL PERFIL NOTARIAL EN BOLIVIA

2.1.- La Ley del Notariado de 1858.

La primera idea de notario que se tenía en Bolivia cuando se instituyo la ley notarial por primera vez en nuestro país en 5 de marzo de 1858 (“La Ley del Notariado” Hoy Abrogado) gráficamente nos describía su Art. 38 cuando decía:

perfil2a

De lo expuesto  ―normativa hoy abrogada― se extrae contextualmente lo siguiente:

-No se precisaba el ser profesional del derecho.
-Era implícito el que debía saber leer y escribir.
-El(la) notario(a) era evidentemente un(una) ciudadano(a) con un oficio más elevado que un transcriptor.

Y hasta hace poco (antes de la vigencia de la nueva Ley del notariado Plurinacional),  sin reconocer las mutaciones que luego se tuvo ―y que analizaremos en acápite siguiente― se nos tachaba todavía como meros transcriptores; reconozcamos, el(la) notario(a) mal podía redactar el contenido de una escritura; ese contenido le estaba reservado eso sí a un profesional, que en este caso era el abogado que necesariamente debía faccionar la minuta. El(la) notario(a) solo debía insertar la misma como “base fundamental”, sin agregar ni quitar nada, veamos:

perfil2b

La misma atribución de suministrar la fe pública que el estado le confería al notario, estaba condicionada, al hecho de darlo con dos testigos instrumentales. Hoy diríamos que se estaba “delegando” la fe pública a esos testigos.

perfil2c

Como vemos el perfil del notario era básico y entre otros distaba de la principal característica de la que hoy exhibe: El ser profesional (perito) del derecho en forma general y de forma particular en el derecho notarial.

2.2.- Una segunda etapa Ley 1455 (LOJ)

Posteriormente la LEY DE ORGANIZACIÓN JUDICIAL –18/02/1993;(LEY 1455); [Hoy abrogada por Ley No. 025 de 24 de junio de 2010 del Órgano Judicial] tomaba al notario como parte auxiliar del sistema judicial, por lo que respondía  a su estructura:

perfil2d

El conjunto normativo referido en su artículo 277 además definía al notario como “Funcionario”:

perfil2e

Pero también estableció nuevos requisitos para su designación:

perfil2f

Pongamos el énfasis, en los puntos 2. y 5.

En el 2.por primera vez se exigía del notario ser profesional abogado, casi un perito diríamos, pero se seguía manteniendo la no autoría del instrumento supeditada a la minuta del abogado que la emitía (Art. 23 Ley del notariado Hoy Abrogado), también se mantenía la exigencia de los testigos y otros bemoles.

El inciso 5.permitía designar y aprobar al notario por las Cortes Superiores de Distrito, sin ninguna normativa accesoria que asegure un imparcial tratamiento de esto, por lo que prácticamente se abrió una suerte de “Dibujo Libre”.

En 1993 Tecnológicamente, por fin se dio un salto de la facción manual de las matrices (El protocolo) y la transcripción del testimonio de la máquina de escribir, hacia la posibilidad de lo mecanografiado o “computarizado” y desde allí paulatinamente a la técnica notarial se le fueron sumando de forma práctica un conjunto de recursos tecnológicos más.

perfil2g

2.3.- La ley del notariado plurinacional Ley 483 (LNP)

Más de ciento cincuenta años después de la primera ley notarial, absorbiendo numerosos retos dentro el importante Sistema Notarial Latino, Bolivia tiene a su actual “Ley del Notariado Plurinacional” LNP (25 de enero de 2014), exhibiendo substanciales avances en pos de un notariado que verdaderamente se inserte en el siglo XXI.

Como paso fundamental establece la carrera notarial

perfil2h

Y aunque todavía de forma genérica, pero ya con mayor precisión que las anteriores, define al(a la) notario(a):

perfil2i

Y claro, en mérito a lo dispuesto por el Art. 12 de la Ley LNP, además de lo que dispone la Constitución Política del Estado boliviana, señala como requisitos para el nombramiento de la o el notario de fe pública:

perfil2j

Actualmente el notario ya no es parte del poder judicial, sino bajo tuición del Ministerio de Justicia y transparencia institucional, se asume dentro una estructura organizativa descentralizada que abarcan desde: El Consejo Nacional del Notariado, La Dirección Nacional del Notariado, Las direcciones departamentales y los notarios de fe pública. (Arts. 4 al 10 LNP.)

La forma de acceder al cargo, se aplica con criterios y normativa que aseguran la transparencia y la meritocracia.

El control disciplinario, se halla normado y el acceso a la interposición y trámite de los procesos disciplinarios contra un notario infractor por parte de los ciudadanos es posible y es rutinario.

Y así en diferentes espacios la LNP como su normativa complementaria, va tocando uno a uno ítemes que hacen a las características de un nuevo notario.

III. UN PERFIL ACTUAL. PROPUESTA.

Como ya adelantamos, para precisar mejor la idea de un perfil del notario en merito a la LNP, no podemos sino el intentar hacer lectura de todo el contexto, es decir aquello que no se encuentra expresado en una sola línea de tiempo y espacio en el mismo texto y en otros adyacentes.

En ese tren permitámonos ejercitar una interpretación de lo que podríamos comprender  como el nuevo perfil del notario en Bolivia, en merito a la LNP y leyes conexas: El notario o la notaria de fe pública en Bolivia debe mínimamente exhibir los siguientes elementos lo que en definitiva podrían ser el conjunto de su perfil:

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2k

Sugiriendo de nuestra parte que el notario debe dejar su rol meramente expectante y actualmente ejercitar la investigación, traduciéndose este como rasgo distintivo de la evaluación para su permanencia; Pero también observará un correcto ejercicio de la función notarial, tomando la Deontología como elemento esencial indispensable, sin cuya sujeción estaría imposibilitada la misma.

Es cierto que el notario debe exhibir una Integridad a todas luces (Esa integridad traducida como honradez, honestidad, respeto por los demás, corrección, responsabilidad, control emocional, respeto por sí mismo, puntualidad, lealtad, pulcritud, disciplina, congruencia y firmeza en las acciones); y que eso debe ser así es bueno reiterarlo de todas maneras, esa integridad se subsume de forma primigenia en la Deontología Notarial.

Pero en rigor, resulta ya insostenible seguir equiparando como meros sinónimos los términos Deontología, ética, moral, axiología donde, al margen de su relación dialéctica cada una goza de autonomía propia.

Una moderna proyección de la deontología notarial, trasciende (O va mas allá inclusive) de la ética y la moral e incluye el basamento técnico jurídico de la profesión e inclusive incumbe al personal auxiliar de las Notarías. Dentro ese orden deontología notarial también se traduce como el conjunto de competencias profesionales que deben materializarse en la función pública notarial, destacándose: el nivel de interpretación jurídica, la independencia de actuación, el lenguaje técnico jurídico, entre otras habilidades que deben sistematizarse en su actuación fedante en pos de la preservación de la legalidad y la prevención de futuras litis.

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2l

El documento tiene como autor al notario. Esta certeza se corresponde con las mismas definiciones que más que del documento público tenemos al “instrumento público”, cuando establecen: que son estos últimos los “autorizados por el notario”.

Instrumento público, es pues, ciertamente el documento que hace el notario, que redacta este, con las solemnidades y requisitos específicos y en los más narra una serie de hechos, pero también constituye derechos y obligaciones. Sin embargo Nuñez Lagos, nos dice que, dentro de ese documento notarial es necesario distinguir dos clases de declaraciones:

-Aquellas que formula el notario.-

-Aquellas que hacen las personas particulares que intervienen en el documento.-

En mérito a ambas declaraciones, podríamos decir que: los autores del documento son tanto intelectuales: los participes o requirentes, y el autor material: el Notario.

Los primeros manifiestan los objetivos, características y motivos del contenido instrumental, y el segundo es el responsable de la redacción y contenido del documento con las formalidades para su validez.

Empero, el hecho de que en el documento confluyan ambos tipos de declaraciones-autoría, no oscurece la realidad de que el autor del mismo en su totalidad es el notario. Claro que distinguiendo los distintos efectos que tienen las afirmaciones hechas por el notario de las declaraciones de los partícipes.-

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2m

El notario ya no puede emitir la queja de que la minuta no lo elaboró él, que no es el autor. (Art. 3 inc 8) y 39 LNP; y Art. 61 Parágrafo II de su Reglamento). Al contrario ahora él es el responsable de la facción total del acto, por cuanto la ley imperativamente le obliga a verificar preliminarmente esa CALIFICACION NOTARIAL, y por tanto ese deber de exigir requisitos de forma y fondo esenciales para la EFICACIA DEL INSTRUMENTO no es optativo sino imperativo.-

Definiendo la calificación notarial, podríamos decir que es aquella facultad basada en el superior principio de legalidad, por el cual el notario de fe pública, actuando con autonomía e independencia y bajo su exclusiva responsabilidad, examina la legalidad de las formas intrínsecas y extrínsecas de los documentos de toda clase, en cuya virtud se solicita su formalización o trámite notarial, así como la capacidad y legitimidad de los otorgantes y la validez de los actos dispositivos contenidos en estas, (comprendiendo el estado civil, la legitimación, el poder de disposición, la nacionalidad, la existencia o no de prohibiciones legales, la suficiencia del poder, etc.), dotando como producto, la idoneidad y eficacia de esos futuros instrumentos, para los efectos jurídicos que persiga.-

Limitando más aún una definición, diremos que, calificación notarial es el control de legalidad en la forma y en el fondo que emiten sólo los notarios, y ésta la realiza con autonomía e independencia, la misma que debe ser suficientemente fundamentada por el dador de fe.

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2n

Paulatinamente, a la par con los tiempos, para el notario se ha hecho indispensable la comprensión y el manejo de la Tecnologías de Información y Comunicación Social, fijémonos desde la posibilidad del manejo de los documentos electrónicos, los recursos operativos para la facción de sus instrumentos (Software); la cercana y posible integración con cruce de datos con principales instituciones (SERECI, SEGIP, DDRR. y otros); el que cada vez más se le encargue la emisión de informes en documentos electrónicos y digitales (particularmente por su rol de agente de información en materia tributaria, etc.); y muy pronto con la puesta en marcha del “INDICE ÚNICO” como forma electrónica de facción e información periódica (Índice Único, Notariado).

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2o

El notario como operador debe emitir el instrumento notarial, cuidado que la misma deba indiscutiblemente imprimir la eficacia para los fines que los participes quieran establecer de acuerdo con la ley (Arts. 3 inc. 3); y 105 inc. d) LNP.)

El notario en todos los aspectos posibles, es y debe ser coadyuvante de todo género de control frente a lo ilegal, así como tributariamente es también agente de información (Art. 59 Par. II Rgl. LNP).-

Y por otro lado, como consecuencia de que al (a la) notario(a) se le ha ampliado el rango de sus atribuciones hacia los trámites voluntarios, el notario debe observar el cabal y eficiente cumplimiento de los principios de estos que son: “libertad, legitimidad, consentimiento, acuerdo de partes, igualdad, solemnidad, legalidad, neutralidad, idoneidad, transparencia, economía, simplicidad y celeridad” (Art. 91 Reglamento de la LNP)

EL NOTARIO DEBE SER:

perfil2p

Le corresponde al Notario como profesional del Derecho, asesorar a quienes reclaman su ministerio para que sea redactado el documento notarial que corresponde en cada caso, así como aconsejarles los medios jurídicos para el logro de sus fines lícitos. Este asesoramiento es funcional, vale decir que viene como deber o imposición de la función notarial y por lo tanto no puede cobrar por esta labor, el asesoramiento es gratuito.

Como una garantía del orden contractual, los notarios deben actuar en todo momento (Desde la fase del asesoramiento o responderé) con imparcialidad o neutralidad, y en forma objetiva, es decir con profesionalidad y equilibrio, sin favorecer a ninguno de los partícipes que intervengan en los diferentes actos o documentos celebrados o redactados ante él. Asimismo se extiende esto, a que no debe actuar en favor de su cónyuge, parientes ni en actos propios.

EL NOTARIO DEBE:

perfil2q

________________

Abog. Iván Rosales Chipani

NOTARIO

BIBLIOGRAFIA BASICA

  • AVILA ALVAREZ, PEDRO; “Estudios de Derecho Notarial”; 3ª Ed.. Barcelona: Eds. Nauta, 1962.- 327 p.; 4º menor; Cartoné Ed.
  • GUZMÁN, FARFAN, SAUL, Apuntes De Derecho Notarial, Tomo I, II, III, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.
  • LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.-
  • MENDOZA ARZABE, FERNANDO, Tratado de Derecho Notarial, Editorial Jurídica Conosur Ltda.,  Santiago de Chile 1993.
  • NERI, ARGENTINO I., Tratado Teórico-Práctico de Derecho Notarial, Editorial Depalma, República Argentina, 1976.
  • PELOSI, CARLOS, El Documento Notarial. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina, 2006. 4° Reimpresión.
  • VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.

BIBLIOGRAFIA ELECTRONICA

    • CONSEJO GENERAL DEL NOTARIADO; “Índice único”; E-Notario; Notariado.org; [Artículo Web]; 2012: “El Índice Único Informatizado Notarial permite realizar al notario, de forma telemática, la comunicación periódica al Consejo General del Notariado de datos sobre los documentos autorizados en su notaría para que puedan ser procesados y enviados posteriormente a cada uno de los destinatarios según las obligaciones de información, tanto corporativas como con las Administraciones Públicas. Por otro lado facilita elaborar estadísticas acerca de la actividad notarial, las cuales canalizan aspectos muy importantes de la vida jurídica y económica existente en España que el Notariado pone a disposición de la sociedad, igual que hacen los Notariados de los países más avanzados de nuestro entorno.”; 06/08/2018, disponible en: http://www.notariado.org/liferay/web/notariado/e-notario/indice-unico

(Indice Único, Notariado)

(Ley Not. Plurinacional LNP)

(Ibañez y Almenara, Notariado Tecnologías)

  • PÉREZ FERNÁNDEZ DEL CASTILLO, Bernardo (Notario);“Perfil del notario del Siglo XXI”; Podium Notarial; [Artículo Web]; 2000, disponible en: https://revistas-colaboracion.juridicas.unam.mx/index.php/podium-notarial/article/view/16251/14572 

(Perfil Concepto2018)

(Perfil, Wipidepia2018)

Trámite de sucesión voluntaria ante notario con poder especial

Ivanplus
Dr. Iván Edwin Rosales Chipani
Notario

tituoneEn merito al artículo anterior “Trámite Notarial de Sucesión o Aceptación de Herencia Pura y Simple” Hemos recibido un torrente de interrogantes de usuarios y colegas abogados. En ésta ocasión, en pos de una mayor comprensión, intentaremos absolver preguntas respecto a la posibilidad del trámite notarial voluntario de la Sucesión sin Testamento, esta vez mediante poder especial, como sigue:

1. ¿SE PUEDE TRAMITAR VOLUNTARIAMENTE ANTE UN NOTARIO LA SUCESIÓN SIN TESTAMENTO MEDIANTE UN PODER ESPECIAL?

Primero, permítanme hacer la siguiente precisión: todos los trámites notariales voluntarios poseen disposiciones comunes insoslayables, una de ellas es la que imperativamente nos impone el Art. 90 del reglamento a ley del Notariado Plurinacional:

DISPOSICIONES COMUNES 
ARTÍCULO 90.- (MANIFESTACIÓN DEL CONSENTIMIENTO Y MUTUO ACUERDO). La manifestación del consentimiento y el mutuo acuerdo de las interesadas y los interesados es de carácter personalísimo, deberá ser expresa y es requisito indispensable para la tramitación de la vía voluntaria notarial. 
(Reglamento a Ley del Notariado Plurinacional)

Vale decir esta primera parte (La Manifestación del Consentimiento y Mutuo Acuerdo) de los interesados, debe ser expresa y personalísima, no se admite poder para ésta primera parte.

Sin embargo, inmediatamente en el artículo siguiente del mismo compilado notarial, sí establece la posibilidad del trámite voluntario notarial posterior con poder especial, bajo la constancia de que debe excluir expresamente la actuación simultánea en la vía judicial y participación personal por el apoderado, cuando dice:

ARTÍCULO 91.- (TRÁMITE POR REPRESENTACIÓN).
I. Se puede tramitar la vía voluntaria notarial de manera personal o a través de representante con poder especial otorgado ante notaría de fe pública o ante autoridad competente si la o el poderdante reside en el extranjero. El poder especial debe excluir expresamente la actuación simultánea en la vía judicial y la apoderada o el apoderado deberá participar personalmente del trámite. (…) 
(Reglamento a Ley del Notariado Plurinacional)

E inclusive (Véase, en el parágrafo II del este mismo artículo 91) corrobora esa exigencia personalísima del “Consentimiento y mutuo acuerdo” analizado en el Artículo 90 por cuanto aclara:

(…)
II. En caso de tramitarse mediante apoderado, el documento de manifestación de consentimiento y acuerdo, deberá ser suscrito previamente ante una notaria o un notario de fe pública.

III. El trámite de la vía voluntaria de autorización de viaje de menores al exterior queda excluido de realizarse mediante representante por poder.
Reglamento a Ley del Notariado Plurinacional)

titudosPor lo brevemente expuesto, y respondiendo a la primera interrogante que como primer acápite nos ocupa: Los trámites voluntarios notariales – exceptuando la autorización de viaje de menores al exterior- Sí, pueden tramitarse con poder especial, pero previamente, (antes de la otorgación del poder) debe suscribirse el Consentimiento y Mutua conformidad por los impetrantes, observese el Parágrafo II  que antecede: No dice siquiera que debe ser suscrito en el mismo poder o de forma posterior sino “deberá ser suscrito previamente” (Textual).

2. ¿CÓMO PUEDO CUMPLIR CON ESE REQUISITO PREVIO AL PODER: “LA ACEPTACIÓN Y MUTUA CONFORMIDAD” QUE MARCA IMPERATIVAMENTE EL ART. 90 DEL REGLAMENTO A LA LEY NOTARIAL?

Recordando las reglas de competencia para el trámite de sucesión sin testamento que por extensión se halla establecido por el Nuevo Código Procesal Civil (Art. 20). Si nos encontramos ante el notario que tuviera su asiento en: a) el último domicilio real del o la causante, o b) donde pudiera hallarse cualquiera de los bienes que se pretende suceder; podría efectuarse esa aceptación o mutua conformidad  directamente inclusive con el ACTA DE INICIO de trámite; y posteriormente, poder especial mediante, el apoderado podría continuar el tramite notarial.-

Empero, si el heredero interesado se encontrara en otro Distrito, o peor en otro país, esa “Aceptación o mutua conformidad” lo podría efectuar con otro documento equivalente, por ejemplo una “Declaración Jurada de Aceptación o Mutua Conformidad” (Ver Borrador-Mutua Conformidad)

titutres

Y posteriormente (en ese orden) emitir el poder especial, con las precisiones del caso (Ver borrador podersucesion)

3. SUPONIENDO QUE EL CONFERENTE —UNO DE LOS HEREDEROS— SE ENCUENTRA FUERA DEL PAÍS, YA CON “ESE DOCUMENTO DE ACEPTACIÓN” Y EL PODER ENVIADOS POR ESTE ¿PODEMOS TRAMITAR LA SUCESIÓN SIN TESTAMENTO ANTE NOTARIO, PERO JUNTO CON LOS DEMÁS HEREDEROS DIGAMOS EN ÉSTA CAPITAL?

En la mayoría de los trámites voluntarios notariales impuestos virtuosamente por la Ley del Notariado Plurinacional (LNP), normalmente existen cuando menos dos participes (en el divorcio, Aclaración de límites y medianerías, división y partición de herencia, etc.) pero en el trámite sucesorio sin testamento, se da la particularidad de que como trámite voluntario pueden solicitar TODOS los considerados herederos, PARTE de los considerados herederos, o inclusive UNO SOLO de los considerados herederos (Salvando derechos de los otros herederos identificándolos si hubieren o terceros que tuvieren igual o mejor derecho).

Por lo cual, para los efectos de tramite voluntario notarial con poder, en todos aquellos en que necesariamente existen dualidad de impetrantes (El divorcio notarial por ejemplo) la aceptación o mutua conformidad, debe efectuarse en el mismo documento de forma conjunta y simultanea, por cuanto es MUTUA CONFORMIDAD.

E inclusive en el trámite de sucesión sin testamento notarial, SI MAS DE UNO, SON TODOS lo considerados herederos los que DECIDEN tramitar en UN SOLO ACTO, y quisieran otorgar poder, efectuaran previamente también de forma conjunta y simultáneamente en un mismo documento “La aceptación o mutua conformidad”, para luego extender un poder especial como ya tenemos expuesto, y cuyo apoderado(a), deberá continuar el trámite por sus mandantes y por si mismo si así fuera el caso.

Desde el punto de vista del presente servidor, no podría darse el caso de que diferentes coherederos, en diferentes fechas y lugares suscriban diferentes documentos de “Aceptación y mutua conformidad”, de forma unipersonal, otorguen poderes y tras lo cual,  SE TRAMITE CONJUNTAMENTE LA SUCESION PARA TODOS ELLOS EN EL MISMO ACTO Y POSTERIOR ESCRITURA; por la sencilla razón, de que para tramitarse así conjuntamente, la “Aceptación o Mutua conformidad”  debió haberse suscrito por TODOS LOS IMPETRANTES SIMULTÁNEAMENTE EN CONJUNTO Y EN UN MISMO DOCUMENTO.

Otra cosa es, que —en el caso exclusivo de los Trámites de Sucesión sin Testamento— como ya dijimos, puede PARTE de los considerados herederos, o inclusive UNO de los considerados herederos  solicitar y tramitar el mismo; por dicha lógica, éste considerado heredero UNICO o PARTE de esos considerados herederos, por sus acciones y derechos, voluntariamente, puede(n) suscribir dicho “Acuerdo preliminar”, otorgar el Poder Correspondiente, y la apoderada o apoderado tramitar lo restante de la Sucesión sin Testamento Notarial, únicamente por las acciones y derechos de aquel(o aquellos) mandantes, concluyéndose en una escritura singular por este o estos.-

Si existieran otros herederos del mismo causante que por su parte deseen tramitar, personalmente o por apoderado, lo podrían hacer, pero siempre por cuenta separada, concluyéndose en una escritura diferente.-

4. ¿PUEDE AUTORIZARSE EN EL MISMO PODER EL SUSCRIBIR “LA CONFORMIDAD Y MUTUA ACEPTACIÓN”?

No, por cuanto, reiteramos este acto (La Aceptación y Mutua conformidad) debe ser de carácter personalísimo, y como dice el Art. 91, debe suscribirse por el (o los) mismo(s) interesado(s) previamente antes de extenderse el poder.

5. Y ENTONCES EL APODERADO(A), ACOMPAÑANDO EL “DOCUMENTO DE ACEPTACIÓN” Y EL PODER ¿CÓMO PROCEDERÍA ANTE EL NOTARIO DIGAMOS EN ÉSTA CAPITAL?

Acompañando ambos documentos, el o la apoderado(a) podrá evidentemente tramitar la Sucesión sin testamento para su poder conferente, vale decir: suscribir oficio o memorial de solicitud —acompañando a su vez los documentos habilitantes: Certificado de defunción, Matrimonio, nacimiento y otros que pudieran corresponder—, pagar la Alícuota al estado, suscribir la escritura de Sucesión notarial, retirar la escritura, pagar los impuestos de ley, registrar la Sucesión donde correspondiera Supongamos DD.RR., COMTECO, Registro de Vehículos, etc.).

titucuatro

En conclusión, con poder, por las acciones y derechos del conferente, siguiendo esa ritualidad de “La aceptación y mutua conformidad” previa y demás consideraciones expuestas: SÍ SE PUEDE TRAMITAR LA SUCESIÓN SIN TESTAMENTO ANTE NOTARIO.

 

Iván Rosales.

 

Trámite Notarial de Sucesión o Aceptación de Herencia Pura y Simple

Ivanplus
Dr. Iván Edwin Rosales Chipani

Notario

sucesSu servidor, el emisor del presente artículo, movido por el único interés académico de puntualizar y contribuir en la mayor comprensión de la puesta en práctica de la Ley del notariado plurinacional y su reglamentación, particularmente los tramites voluntarios con los que virtuosamente impone como parte de las atribuciones del notario de fe pública en Bolivia, y de entre estos el de la Sucesión Notarial, a modo de dar respuestas a un posible cuestionario, tiene a bien desarrollar el mismo, con una clara intención: el establecer la posibilidad de tramitar notarialmente la sucesión sin testamento.

¿EN QUÉ CONSISTEN LOS TRÁMITES VOLUNTARIOS NOTARIALES EN BOLIVIA?

En primer término, dejar constancia de forma general, que los trámites voluntarios notariales son aquellos por los cuales (ante el/la dador/a de fe) se crea, modifica o extingue relaciones jurídicas, y que emana del acuerdo entre interesados (Debiendo ser libre, voluntario y consentido) siempre y cuando no se afecte derechos de terceras personas.


ARTÍCULO 89. (NOCIÓN).- La vía voluntaria notarial es el trámite ante la notaria o el notario de fe pública por el que se crea, modifica o extingue relaciones jurídicas, conforme las regulaciones del presente Título. 


ARTÍCULO 90. (PROCEDENCIA).-

I. La vía voluntaria notarial procede cuando exista acuerdo entre interesados y éste sea libre, voluntario y consentido, siempre y cuando no se involucre derechos de terceras personas.

II. Este trámite no limita la competencia asignada a las autoridades judiciales.
De haberse iniciado la acción en la vía judicial excluye la vía notarial.

(Ley del Notariado Plurinacional)


Estos trámites voluntarios ante notario, como vemos, se han establecido por la Ley del Notariado Plurinacional (LNP) el 25 de enero de 2014, y basa su accionar con específicos principios que marca la misma normativa (Art. 91): libertad, legitimidad, consentimiento, acuerdo de partes, igualdad, solemnidad, legalidad, neutralidad, idoneidad, transparencia, economía, simplicidad y celeridad.

Y en seguida el cuerpo legal de referencia apunta a los diferentes trámites que pueden imprimirse por esta vía:

ARTÍCULO 92. (TRÁMITES EN MATERIA CIVIL Y SUCESORIA).-

En materia civil y sucesoria, procede en los siguientes casos:

a. Retención o recuperación de la posesión de bienes inmuebles;

b. Deslinde y amojonamiento en predios urbanos;

c. Divisiones o particiones inmobiliarias;

d. Aclaración de límites y medianerías;

e. Procesos sucesorios sin testamento;

f. División y partición de herencia;

g. Apertura de testamentos cerrados;

ARTÍCULO 93. (TRÁMITES EN MATERIA FAMILIAR).-

En materia familiar procede en los siguientes casos:

a. Divorcio de mutuo acuerdo;

b. Permisos de viaje al exterior de menores, solicitados por ambos padres.

(Ley Idem)


¿PUEDO TRAMITAR LA “DECLARATORIA DE HEREDEROS” ANTE UN NOTARIO DE FE PÚBLICA EN BOLIVIA? ¿O CÓMO SE DENOMINA EL TRÁMITE?

En rigor, en aplicación a la Ley del Notariado Plurinacional LNP (Ley 483), ante notario de fe pública en Bolivia, no se denomina “Declaratoria de Herederos”, por cuanto el notario a diferencia del Juez, “No Declara”, “No emite Decreto ni Resolución”; sino como dador de fe, da notoriedad al acto o trámite de sucesión, culminando con la emisión de una escritura pública (Un acto unilateral) con expresa aceptación de los impetrantes –conteniendo dicha escritura la presentación de la solicitud, documentación, suscripción de acta de inicio de trámite y el otorgamiento de la misma escritura—. En todo caso, el notario concluye su participación autorizando la escritura de SUCESIÓN SIN TESTAMENTO O DE ACEPTACIÓN DE HERENCIA.

“TÍTULO V.- VÍA VOLUNTARIA NOTARIAL

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES” (…)

ARTÍCULO 92. (TRÁMITES EN MATERIA CIVIL Y SUCESORIA).-

En materia civil y sucesoria, procede en los siguientes casos:”

“a.” (…)

“b.” (…)

“c.” (…)

“d.” (…)

“e. Procesos sucesorios sin testamento”

(Ley Idem)

 

O lo que es lo mismo salvo que, lo que los herederos quisieran hacer, es la Aceptación de herencia con beneficio de inventario, que eso no puede tramitarse ante notario, pues siempre será judicial Art. 470 NCPC—, cuando no existe testamento, los posibles herederos, en el trámite sucesorio notarial efectúan de forma “Abierta” la expresa Aceptación de Herencia de todos los bienes del causante: 

“SECCIÓN II.- De la aceptación pura y simple.-

Art. 1025.- (FORMAS DE ACEPTACIÓN).

I. La aceptación pura y simple puede ser expresa o tácita.” (…)

“Art. 1030.- (EFECTOS DE LA ACEPTACIÓN PURA Y SIMPLE). Por efecto de la aceptación pura y simple, el patrimonio del de cujus y el patrimonio del heredero se confunden y forman uno sólo, cuyo titular es éste último. Por tanto los derechos y
obligaciones del de cujus se convierten en los del heredero y éste es responsable no sólo por las deudas propiamente dichas sino también por los legados y cargas de la herencia.”

(Código Civil)

 

ARTÍCULO 455. (ACEPTACIÓN DE LA HERENCIA).

 I. El acto por el cual la o el heredero acepte una herencia abierta, se efectuará ante notario de fe pública acompañando los documentos idóneos que acrediten su relación de parentesco con el causante.

II. La escritura pública extendida por notario de fe pública prevista en el Parágrafo anterior, será suficiente para su inscripción en el registro correspondiente.

(Nuevo Código Procesal Civil – NCPC)

 

En corolario, es este particular TRÁMITE de SUCESIÓN VOLUNTARIA NOTARIAL o de ACEPTACIÓN DE HERENCIA PURA Y SIMPLE ante un notario de fe pública, como precedentemente ya establecimos, el que debe solicitarse. Tras dicho trámite el certificante público emite la escritura correspondiente para efectos de que los posibles sucesores dispongan de la herencia y de los bienes como herederos forzosos de una persona fallecida, en tanto y en cuanto dicho causante no haya emitido un testamento.-

¿CUÁNDO ES NECESARIO REALIZAR EL TRÁMITE VOLUNTARIO DE SUCESIÓN SIN TESTAMENTO O DE ACEPTACIÓN DE HERENCIA?

Reiteramos, se hace necesario iniciar dicho trámite voluntario notarial cuando -sin haber emitido testamento- muere una persona dejando bienes, derechos o acciones, y sus posibles herederos, en mérito a la ley, voluntariamente aceptan disponer o hacer uso de ellos.

¿QUIÉNES SON LOS HEREDEROS?

A este respecto, la ley hace un llamamiento a la sucesión y establece un orden entre las personas que pueden ser herederos. Vale decir que, debe imprimirse un análisis en cada caso, de la concreta composición familiar de la persona fallecida; es tras este cotejo o calificación que puede establecerse quiénes lo heredarán.

En primer lugar en el orden de los herederos están los descendientes; es decir los hijos. Si los hijos han muerto, pueden ser los nietos o los bisnietos.

En segundo término, si no hay descendientes, heredan los ascendientes: primero los padres, si no los abuelos.

Si la persona fallecida era casada, el esposo o la esposa que queda vivo es también heredero junto con los descendientes o los ascendientes, según el caso.

Si la persona que murió no tiene ni descendientes (hijos, nietos, bisnietos) ni ascendientes (padres, abuelos) la esposa o el esposo será la o el único heredero.

En último lugar y sólo en el caso de que no existan ascendientes o descendientes
heredan los hermanos, los tíos, los primos, los tíos abuelos, los sobrinos y los
sobrinos nietos.

Y a falta de todos los que anteceden, es el Estado el destinatario.

La figura de la representación:

Cuando a una sucesión se llaman a los herederos y uno de éstos es inhábil para suceder (puede ser por premoriencia, renuncia, indignidad o desheredación) entonces la ley llama a sus descendientes, quienes ocupan el lugar y grado de este sucesor inhábil, y reciben la herencia que le hubiera correspondido a aquél.

La representación hace subentrar a los descendientes (hijos, nietos, etc.), en el lugar y grado de su ascendiente cuando éste sea desheredado, indigno de suceder, renuncie a la herencia o premuera a la persona de cuya sucesión se trata.

Y siempre y cuando no haya descendientes, ascendientes ni cónyuge del causante, en la línea colateral la representación tiene lugar favoreciendo a los hijos que tuvieren los hermanos del difunto.


¿CUÁL ES EL TRÁMITE DE SUCESIÓN VOLUNTARIA ANTE NOTARIO?

El trámite en cuestión, es ágil y sencillísimo, empero por método, convengamos en establecer que existen dos momentos: Al primero llamémosle 1. Inicio del Trámite; y al segundo 2. La Suscripción y Autorización de la Escritura.

1.- Inicio del trámite.-

Es necesario el apersonamiento y la presentación de un oficio escrito (Petición) elaborado directamente por los interesados que deberá contener y expresar a) El consentimiento y mutuo acuerdo para tramitar la Sucesión notarial o aceptación de herencia pura y simple del (de la) causante; b) El motivo de la petición y el derecho que les asiste; c) Que el último domicilio notarial del causante o la ubicación del bien sobre el que se pretende registrar la sucesión se halla en el asiento del notario; y c) Que no existe proceso judicial alguno por la sucesión invocada.

En dicho documento de solicitud, deberá adjuntarse:

       1.1. Documentos comunes

       1.2. Certificado de defunción

       1.3. Toda la documentación que se exija por la(el) notaria(o) que acredite su calidad de heredero.

       1.4. Pago de la alícuota destinada al Estado por el trámite voluntario (El notario brindará el número de la cuenta bancaria para dicho efecto).

El Notario verificará la documentación presentada, en su caso observará y pedirá se subsane cualquier observación.

Si todo está bien, el notario labrará el Acta de Inicio del trámite, con el que comunicará a la Dirección Departamental del Notariado correspondiente, a los efectos de evitar la duplicidad del trámite:

ARTÍCULO 95.- (COMUNICACIÓN). Las notarias y los notarios de fe pública, tienen la obligación de poner en conocimiento el inicio del trámite voluntario notarial a la Dirección Departamental respectiva, a los efectos de evitar duplicidad del trámite.

(Reglamento a la Ley Notarial)

 

2.- Suscripción y Autorización de la Escritura


Tras la comunicación anterior, el mismo día o en día y hora seguidos convenidos con los herederos, la notaria o el notario, incorporará en una escritura todo el trámite: la petición, las copias de los documentos comunes, el certificado de defunción, la documentación por el que se acredita la calidad de los herederos, el comprobante de la alícuota al estado, y el acta de inicio del trámite. Los impetrantes que hubiesen acreditado su derecho, suscribirán en señal de haber declarado y otorgado la aceptación de la herencia del causante, salvando los derechos sucesorios de otras personas, y el notario o la notaria autorizará dicha escritura pública, extendiéndose en el número de testimonios que los interesados le solicitaren.


ARTÍCULO 94.- (ACTUACIÓN NOTARIAL).

I. Iniciado el trámite la notaria o el notario de fe pública, inmediatamente revisará y registrará los documentos presentados y asignará el número de la escritura pública que le corresponda.

II. La notaria o el notario de fe pública, está obligado a formar una carpeta que contendrá la documentación inherente al trámite.

III. La petición que contiene el acuerdo se incorporará a la escritura pública.

 

ARTÍCULO 109.- (PROCESO SUCESORIO SIN TESTAMENTO).

I. El trámite de sucesión sin testamento se realiza con una petición escrita, y procede para la aceptación de la herencia conforme al Código Civil. 

II. Además de los documentos comunes, la petición deberá adjuntar:

a) Certificado de defunción original del causante;

b) Documento que acredite la calidad de heredero.

III. Seguidamente la notaria o el notario de fe pública, verificará la documentación presentada y autorizará la escritura pública que declare la aceptación de la herencia del causante, a quienes hubiesen acreditado su derecho, salvando los derechos sucesorios de otras personas.

En caso de renuncia a la herencia, se verificará la documentación presentada y se autorizará la escritura pública que declare la renuncia a la herencia del causante.

(Reglamento a ley Notarial)



Formasuce

¿ANTE QUÉ NOTARIO DEBO TRAMITAR ESA SUCESIÓN VOLUNTARIA NOTARIAL?

El trámite voluntario de sucesión ante notario, tomando en cuenta lo establecido por el Nuevo Código Procesal Civil (Ley 439), evidentemente no puede tramitarse ante cualquier notario del país, sino ante aquella(aquel) notaria(o) de fe pública que tuviera asiento notarial, en: a) el último domicilio real del o la causante, o b) donde pudiera hallarse cualquiera de los bienes que se pretende suceder. La anotada normativa adjetiva civil, si bien aún confundiendo al juez con el notario de fe pública, establece lo dicho de forma imperativa:

“ARTÍCULO 12. (REGLAS DE COMPETENCIA)”

 (…)

“3. En las sucesiones, será competente:

 a. La autoridad judicial del lugar del último domicilio real de la o del causante, o el de donde se hallare cualquiera de los bienes sucesorios.

 b. Si el fallecimiento ocurriere en el extranjero, el del último domicilio real que la o el causante hubiere constituido en el Estado Plurinacional, o el de donde se hallare cualquiera de los bienes sucesorios.”

(Nuevo Código Procesal Civil- NCPC)


¿Y ANTE AUTORIDAD JURISDICCIONAL (JUEZ), PUEDO TRAMITARLO ALTERNATIVAMENTE?

La LNP y en concordancia el NCPC, establecen que este trámite voluntario, debe procederse ante notario de fe pública, la normativa expuesta, por lo tanto excluye el tramite voluntario de sucesión del conocimiento de una autoridad jurisdiccional (Juez), salvo, aceptación de herencia con beneficio de inventario, sucesión de hijos menores, la oposición, etc.

ARTÍCULO 96.- (INCOMPATIBILIDAD CON LA VÍA JUDICIAL).

I. Previo a iniciar cualquier trámite en, la vía voluntaria notarial, la notaria o el notario de fe pública deberá indicar a los interesados que si en el transcurso del trámite, se demande el mismo asunto en la vía judicial por cualquier interesado, las actuaciones en la vía notarial quedan sin efecto.

II. Las personas que tramiten sus causas en la vía judicial, podrán solicitar el trámite a la vía voluntaria notarial acreditando el desistimiento del proceso judicial.

(Reglamento Ley del Notariado)


¿Y SI LUEGO DE EMITIDA LA ESCRITURA DE SUCESIÓN, RECUERDO, O RECIÉN TOME CONOCIMIENTO DE QUE EXISTE OTRO BIEN SUJETO A REGISTRO PARA INSCRIBIR LA SUCESIÓN EN MI FAVOR. QUÉ DEBO HACER?

Pese a que el trámite voluntario de sucesión ante notario, –como ya dijimos– no es otra cosa que la Aceptación de herencia Pura y Simple de la universalidad de los bienes, derechos y obligaciones del causante que efectúan los posibles herederos; a solicitud expresa de dichos impetrantes, y solo para efectos de la inscripción de la escritura de dicho trámite sobre bienes sujetos a registro el notario puede describir los bienes a los que se pretende registrar esa sucesión.- Ahora bien, estos herederos que han suscrito la Escritura de Sucesión, podrán en cualquier momento otorgar una escritura complementaria a aquella principal, (Escritura de  aclaración, adición, modificación, etc.) Art. 49 LNP.

¿NO OBSTANTE, CONOCER QUE EXISTEN OTROS HEREDEROS ADEMÁS DE MI PERSONA. POR CUANTO EL TRÁMITE ES VOLUNTARIO: PUEDO DE MI PARTE, POR MIS ACCIONES Y DERECHOS SOLICITARLO Y TRAMITARLO SOLO YO?

Por supuesto, siendo que el trámite de sucesión notarial es VOLUNTARIO, la misma puede solicitarse por TODOS los que se consideren HEREDEROS, por PARTE DE ESTOS, o UNA(O) de ellas(ellos), dejando expresa constancia en todos los casos que se salvan derechos de terceros que acrediten igual o mejor derecho. Reiteramos, es un TRÁMITE VOLUNTARIO.-


¿QUÉ TIEMPO TARDA EN TRAMITARSE ANTE NOTARIO, ÉSTA SUCESIÓN VOLUNTARIA?

Si toda la documentación, y requisitos solicitados por la(el) notaria(o) se encuentran cumplidos por los impetrantes. Siendo que primero –como ya establecimos—, debe labrarse un Acta de Inicio, y con él comunicarse a la Dirección Notarial del Distrito. Y posteriormente, transcribirse en una escritura por el notario: toda la documentación suficiente, que acredite la calidad de heredero(s) del(dela, de los) impetrante(s); el oficio de solicitud, el comprobante del pago de la Alícuota, y el mismo acta de inicio; escritura que deberá ser suscrito por el (la) (los) impetrante (s), y luego del mismo, autorizado por el notario entregarse el testimonio del instrumento a los interesados; en el mejor de los casos puede ser en el mismo día y de acuerdo a la disponibilidad del notario, puede extenderse algunos días, cuidando se cumpla la unidad de acto, las solemnidades y demás requisitos de la escritura.-

 


CONCEPTOS PARA TOMAR EN CUENTA:

 

Ascendientes: Son los padres, los abuelos y bis abuelos.

Bienes propios: Son aquellos que pertenecen a la persona fallecida y que han sido adquiridos por ella antes de contraer matrimonio, o recibido a título gratuito (herencia, legado o donación).

Bienes gananciales: Son aquellos adquiridos después de contraer matrimonio.

Causante: La persona fallecida.

Colaterales: Son los hermanos, tíos, primos, tíos abuelos, sobrinos y sobrinos nietos.

Cónyuge supérstite: Es el esposo/a de la persona fallecida que le sobrevive.

Derechos y Acciones: Todas las posibilidades de reclamo judicial sobre los bienes que componen la herencia.

Descendiente: Son los hijos, nietos y bis nietos

De cujus: Expresión latina en el sentido de: “del cual” o “de la cual”. Se usa en derecho sucesorio para referirse al “causante”, “aquel del cual procede el bien o el derecho”.

Declaratoria de herederos: La declaratoria de herederos era un trámite que se realizaba en Tribunales ante un juez, para que dicha autoridad jurisdiccional declare quiénes eran los herederos de la persona fallecida, les reconozca la posibilidad de disponer de la herencia y de los bienes que la integraban. “Art. 645.- (RESOLUCIÓN) En vista de la prueba acompañada el juez pronunciará resolución definitiva declarando herederos a quienes hubieren acreditado su derecho y salvando los de terceros…” Código de Procedimiento Civil Abrogado.

Heredero o Sucesor: Es aquel que legalmente es reconocido para continuar la persona del fallecido. Esto significa que será el nuevo dueño de sus bienes, deberá cobrar sus créditos y pagar sus deudas.

Herencia o Sucesión: Conjunto de bienes dejados por el causante. Esto incluye los objetos materiales, las deudas que él tenía y el derecho a cobrar los bienes y /o dinero que otras personas le deban al fallecido.

Impetrante: De impetrar. Que impetra. Aquella persona que solicita o impetra un trámite. Que solicita o consigue algo con ruegos, ahínco y encarecimiento.

Llamamiento a la herencia: No es otra cosa que la vocación del sucesor, que surge del parentesco o de la voluntad del testador, es un derecho concreto referido a una determinada sucesión, y que requiere como condición previa la existencia de capacidad del llamado.

Premoriencia, la: Situación jurídica en la que se debe establecer entre dos familiares quien ha fallecido antes. Resulta muy relevante a la hora de establecer el traspaso de bienes a través de la sucesión ya que establece que son los supervivientes los que van a heredar.

Representación sucesoria: Cuando a una sucesión se llaman a los herederos y uno de éstos es inhábil para suceder (puede ser por premoriencia, renuncia, indignidad o desheredación) entonces la ley llama a sus descendientes, quienes ocupan el lugar y grado de este sucesor inhábil, y reciben la herencia que le hubiera correspondido a aquél.

—————

 

 

El acta de protocolización

Ivanplus

Dr. Iván Edwin Rosales Chipani
Notario de Fe Pública
actass

Acta de protocolización, es aquel acto, por el cual se incorpora un documento al protocolo a requerimiento de uno o más interesados.

I. Actas notariales. Generalidades.-

De manera general el notario(a) de fe pública extiende y autoriza actas en el que se consignan los hechos y circunstancias que presencia o le conste a este dador de fe y que por su naturaleza no sean materia de contrato.

Las actas notariales tienen como contenido la constatación de hechos o la percepción que de los mismos tenga el notario, siempre que por su índole no puedan calificarse de actos y contratos, así como sus juicios y calificaciones. 
(Actas notariales, Notariado Org).

El objeto del acta notarial son, por tanto, el fijar los hechos, a diferencia de otros documentos notariales, como las escrituras públicas, que como son de orden constitutivo (Constituyen derechos y obligaciones), en las que se recogen contratos.

La autorización de las actas generalmente resultan ser más flexibles que la de las de escrituras, sin embargo posee también límites:

Así, será necesario: un interés legítimo por parte de quien inste el acta; que la conducta que se pide al notario sea legal en sí misma (que no viole la intimidad, la propia imagen o el domicilio de los demás, por ejemplo); que no se invadan esferas judiciales o administrativas (no cabe, por ejemplo, requerir a la Administración que ya tiene sus canales para este objetivo, ni recoger manifestaciones que pertenezcan al ámbito penal); que la actuación notarial no sea sorpresiva (vgr., el notario deberá hacer saber al requerido su calidad de notario, el objeto de su presencia, así como su derecho a contestar); que el acta no recoja consideraciones que requieran conocimientos periciales que el notario no tiene porque tener. 
(Actas notariales, Notariado Org)

 

Y pese a que siempre el notario actuará a requerimiento, lo deberá hacer de forma imparcial; es decir, que, no obstante el que deba recoger el interés particular del que le requiere, no puede obviar ni toda ni la parte de la verdad que se ponga a su juicio constatar, ni recoger “ni vestir” esa realidad que lleven a  una confusión.

Valdrá solamente esa breve introducción para establecer lo que se consideran actas notariales en general. (En otro acápite o contenido, hablaremos con mayor detenimiento de lo que son las actas, sus partes, diferencias con la escritura y otros), por lo pronto, lo que antecede nos sirve como un preámbulo para abordar las actas de protocolización.

Veremos también que las actas se identifican, ante todo, por su forma y por su objeto. De entre estos el que nos interesa develar en el presente capítulo, son por supuesto las actas que tienen como aspecto dominante su forma:

Por su forma las actas notariales pueden ser:

a) Extra protocolares: Esta es la principal característica de la mayoría de las actas notariales, por cuanto, se emiten fuera del protocolo notarial y circulan en el tráfico jurídico, en sus originales como tales (Extra protocolares, por cuanto sus originales se extienden a los requirentes, el notario se queda solo con una copia en archivo –todo lo inverso a los protocolares cuyos originales o matrices se archivan–, entonces desde inicio no forman parte del protocolo notarial), de entre estas actas extra protocolares se encuentran: Las actas de declaración, de comprobación, de comunicación, de registro, etc.

ARTÍCULO 67. (DOCUMENTOS NOTARIALES EXTRA-PROTOCOLARES)
I. Los documentos notariales extra-protocolares son:
a. Las actas notariales;
b. Las certificaciones;
c. Intervenciones en sorteos y concursos;
d.Otros determinados por Ley.
II. Sus características y procedimientos estarán regulados por reglamento. 
(Ley del Notariado Plurinacional)

 

b) Protocolares: Aquí cabe dejar constancia dos actas: 1.- aquellas actas, que si bien nacieron siendo extra-protocolares y luego forman parte del protocolo, de 2.- aquellas actas propiamente protocolares.

Respecto de las primera por ejemplo un acta de verificación e inventario, pero que luego, por el hecho de ser necesarios su constancia en un acto o negocio jurídico (Por ejemplo una compra-venta de un departamento amoblado, o el anticrético de éste), se conviene que dicha acta notarial de inventario forme parte de la escritura de la compra-venta o anticrético, y por ello finalmente esa acta integrará así el protocolo notarial.-

En cuanto a las actas propiamente protocolares, como su nombre indica, son las enteramente protocolares, valga la redundancia. Es decir se emiten y forman parte del protocolo, o para decirlo mejor, son aquellas actas, que en su aspecto emulan a las escrituras, y que tienen por fin incorporar un documento al protocolo notarial. Este acta nace para ser directamente protocolar (Nunca fue Extra-protocolar) lo que sí pudo ser extra protocolar es el documento que se va a incorporar en merito a esta acta de protocolización.-

ARTÍCULO 44. (DOCUMENTOS PROTOCOLARES)
Los documentos protocolares son las escrituras originales o matrices de los actos, hechos y negocios jurídicos, compilados y archivados en un protocolo.
“ARTÍCULO 45. (PROTOCOLO NOTARIAL)” (…)
“II. Forman el protocolo notarial los registros de:
a. Escrituras públicas;
b. Testamentos;
c. Actas protocolares u otros tipos de documentos que por su naturaleza necesiten de protocolización;
d. 
Protestos de letras de cambio;
e. Poderes generales, especiales o colectivos;
f. Certificaciones de firmas y rúbricas;
g. Otros establecidos por Ley.“
(Ley del Notariado Plurinacional)

 

II. Definición de acta de protocolización.-

 Dentro los documentos notariales, el “Acta de protocolización” es una nueva expresión protocolar, que impone la Ley del Notariado Plurinacional (LNP) por el cual se incorpora precisamente al protocolo, un documento que tiene una existencia anterior, a requerimiento de uno o más interesados. Y que por imperio de la ley, no obstante que en el encabezamiento dirá “Acta” debe contener en todo lo que corresponda la estructura de una escritura.

ARTÍCULO 71.- (FORMALIDADES DE LAS ACTAS PROTOCOLARES).
I. Las actas protocolares se extenderán y autorizarán con los formalismos establecidos para las escrituras públicas, en lo que sea compatible con dichas actas, sin perjuicio de las modificaciones que se indican en los Artículos siguientes. 

II. Las actas notariales que correspondan a una misma actuación, se extenderán por orden cronológico, seguirán al documento que se protocoliza cuando exista, y entre sí mismas mantendrán una adecuada continuidad.
III. Las actas protocolares serán suscritas por los interesados cuando así lo establezca la disposición normativa.
IV. En la formulación de las actas protocolares no se requiere unidad de acto, pudiendo franquearse en el momento del acto o después.

(Regl. Ley Notarial)

Hasta ahí, la aparente coincidencia con la escritura: el incorporarse al protocolo y contener su estructura, por lo que se llamará DOCUMENTO PROTOCOLAR; pero en seguida debemos precisar que no obstante el que figure como protocolar (porque reiteramos se incorpora o forma parte del protocolo) en rigor no es una Escritura Pública, por cuanto en su configuración se dispensan la solemnidad, unidad de acto y otros.

III. Elementos que deben contener las actas de protocolización.-

La Ley del Notariado Plurinacional (Ley 483) establece los elementos que debe contener el acta de protocolización:

ARTÍCULO 57. (ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN)
El acta de protocolización contendrá:
1. Lugar, fecha y nombre de la notaria o el notario;
2. Materia del documento;
3. El nombre y documento de identidad de las y los interesados;
4. El número de fojas;
5. En caso de orden judicial, el nombre de la autoridad judicial que ordena la protocolización y nombre del secretario, mencionando la resolución que ordena la protocolización con la indicación de estar consentida, ejecutoriada y con denominación de la entidad que solicita la protocolización.

(Ley Notariado, 2014)

Así también el Reglamento a la Ley del Notariado Plurinacional fija los elementos  que a su vez en la conclusión debe asumir:

ARTÍCULO 68.- (CONCLUSIÓN Y ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN). 
I. La conclusión opera mediante el asiento en el acta de protocolización por la que se incorpora la escritura pública al protocolo para que surtan los efectos de instrumento público, previa la lectura, las advertencias legales y constancia sobre si los comparecientes firmaron por si o a ruego. 

II. Además de lo establecido en el Artículo 57 de la Ley N° 483, el acta deberá contener un resumen del acto o negocio jurídico a incorporar, así como el número correlativo que le corresponda. 
(Reglamento, Ley Notariado)

III. Aparente contradicción

En cuando a que, si el acta de protocolización debe o no contener un negocio jurídico; algunos creen ver una contradicción en la normativa, por cuando por ejemplo en el reglamento notarial expresa:

“ARTÍCULO 68.- (CONCLUSIÓN Y ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN)” (…)
“II. Además de lo establecido en el Artículo 57 de la Ley N° 483, el acta deberá contener un resumen del acto o negocio jurídico a incorporar, así como el número correlativo que le corresponda.”
(Reglamento, Ley Notariado)

 

Y seguidamente establece:

“ARTÍCULO 70.- (ACTAS PROTOCOLARES)
Las actas protocolares por disposición legal no incluyen negocios jurídicos. Los negocios jurídicos que creen modifiquen o extingan derechos se realizarán mediante escritura pública.”
(Reglamento, Ley Notariado)

En rigor –y desde mi punto de vista, por supuesto- no existe tal contradicción; la normativa es diáfana: con el acta de protocolización “se acompaña – se hace parte del protocolo notarial un documento”, a solicitud o requerimiento del legítimamente interesado. Hasta ahí claros ¿Verdad?

Ahora bien, con el acta de protocolización, aún concurriendo los participes (Propietarios y anticresistas) no podríamos constituir directamente un anticrético, o (Propietarios y compradores) una compra venta de inmueble, etc., por cuanto no existen los requisitos ni se cumplen la formalidades de una escritura. Para esos casos, que directamente son constitutivos de derechos y obligaciones, se encuentra la escritura notarial que es lo idóneo.

Insistamos: el fin del acta de protocolización, es únicamente formar parte del protocolo notarial de un determinado documento. Aún, suponiendo un negocio jurídico documento privado con su reconocimiento de firmas ya suscrito por los partícipes, de compra-venta de muebles no sujetos a registro extendido ante un notario en el extranjero, conteniendo las correspondientes legalizaciones consulares y otros, concurre con la misma, digamos, el comprador ante un notario boliviano, acreditando su legítimo interés y solicita se haga parte del protocolo notarial con acta de protocolización mediante; el acto de compra-venta en su forma fue perfeccionado ya como documento privado reconocido en sus firmas, y aun formando parte del protocolo con el acta de protocolización, no significa que tomará la forma de escritura. Sigue siendo documento privado. Y ciertamente para este tipo de casos el Art. 68 del Reglamento notarial referido, en la conclusión del acta debe contener un resumen del acto o negocio jurídico a incorporar al protocolo.

Finalmente, y a modo de ilustración; (Siendo que los documentos a formar parte del protocolo puede ser poderes y documentos del extranjero, una Resolución Municipal digamos por el que se aprueba una división de lotes, u otros) siempre solicitados por el o los interesados, les presentamos un modelo de acta de protocolización:

 

CORRESPONDE

TESTIMONIO

No.       /2016

NUMERO: __________/DOS MIL DIECISEIS AÑOS

DEL ACTA DE PROTOCOLIZACION DEL PODER  ESPECIAL, AMPLIO Y SUFICIENTE, PARA _________________; de fecha ______ del año dos mil ______, otorgado en ___________________(España, Estados Unidos, etc.), por: 2*, en favor del(de la) señor(a) 1*.-

——————-IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII——————-

En ésta ciudad de Cochabamba, Estado Plurinacional de Bolivia, a horas _________ minutos, del día de hoy, _______ de de dos mil dieciséis años, ante mí ____________________, Notaria(o) de Fe Pública número __________, de ésta Capital, ANTE MI, fue  presente el(la) señor(a) 1*, con carnet de identidad número _____ (C.I. ), boliviano(a), mayor de edad, ___soltero(a), de ocupación____, domiciliado(a) en ______,  participando por su propio derecho como ____APODERADO(A)-INTERESADO(A); obligándose voluntariamente, ejerciendo su libertad, otorgando su consentimiento, y a mi juicio con capacidad para suscribir el presente acto, sin que nada me conste en contrario,  a quien de  identificarle en oficina, doy fe y dijo: Que solicita la PROTOCOLIZACIÓN del PODER ESPECIAL, AMPLIO Y SUFICIENTE PARA ___________________, de fecha ___________ del año dos mil ______, otorgado en ___________________, por: 2*, en favor de su persona 1*, el que me fue presentado por dicho(a) requirente en sus originales a fojas ___(dos, tres, etc.), por lo que a continuación de acuerdo con la ley será trascrito literalmente adjunto a sus sellos de legalización y otros conexos, que son del tenor que sigue:- – – – – – – – – – – – – –  – – – –

TRANSCRIPCION DE LA CARATULA DE LEGALIZACION:

TRANSCRIPCION DEL PODER.-

 

TRANSCRIPCION DE LA LEGALIZACION.-

 

CONCLUSIÓN.-  Es conforme con el _____(Poder, Carátula y legalización).- En fe de lo cual el(la) compareciente interesado(a), por sus propios derechos, previa lectura de principio a fin y explicación por parte del suscrito notario, ratifica el tenor íntegro de la presente Acta de protocolización, y la da por bien efectuada, sin ninguna nota de observación, en prueba de lo expuesto deja su impresión digital del pulgar derecho y firma junto conmigo el notario.- La presente PROTOCOLIZACION DEL PODER  ESPECIAL, AMPLIO Y SUFICIENTE, PARA _________________, se incorpora al protocolo bajo el numero ___________/ DOS MIL DIECISÉIS, del año cursante, que corre a mi cargo, de todo lo que doy fe.- Firma e Impresión Digital de: 1*.- C.I. Nº _____1c*; INTERESADO(A).- – ANTE MI: Dr(A). _____________________.- ABOGADO(A) NOTARIO(A) DE FE PUBLICA No.___.- Cochabamba – Bolivia.- – – CONCUERDA, EL PRESENTE TESTIMONIO DEL ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN CON SU PIEZA MATRIZ DE SU REFERENCIA, EL QUE CONFRONTADO, FIEL Y CORREGIDO LEGALMENTE LO AUTORIZO, SIGNO, SELLO Y FIRMO EN LA CIUDAD DE COCHABAMBA, EN LA FECHA DE SU EXPEDICIÓN.-

 

 

_________________________

Sellos, signo y firma del Notario

 

 

 

 ——————-

 

NORMATIVA VIGENTE

LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL

 

ARTÍCULO 57. (ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN).-

El acta de protocolización contendrá:

  1. Lugar, fecha y nombre de la notaria o el notario;
  2. Materia del documento;
  3. El nombre y documento de identidad de las y los interesados;
  4. El número de fojas;
  5. En caso de orden judicial, el nombre de la autoridad judicial que ordena la protocolización y nombre del secretario, mencionando la resolución que ordena la protocolización con la indicación de estar consentida, ejecutoriada y con denominación de la entidad que solicita la protocolización.

 

————–

 

Reglamento a la Ley del Notariado Plurinacional

 

ARTÍCULO 68.- (CONCLUSIÓN Y ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN).

  1. La conclusión opera mediante el asiento en el acta de protocolización por la que se incorpora la escritura pública al protocolo para que surtan los efectos de instrumento público, previa la lectura, las advertencias legales y constancia sobre si los comparecientes firmaron por si o a ruego.

 

  1. Además de lo establecido en el Artículo 57 de la Ley N° 483, el acta deberá contener un resumen del acto o negocio jurídico a incorporar, así como el número correlativo que le corresponda.

ARTÍCULO 70.- (ACTAS PROTOCOLARES). Las actas protocolares por disposición legal no incluyen negocios jurídicos. Los negocios jurídicos que creen modifiquen o extingan derechos se realizarán mediante escritura pública.

ARTÍCULO 71.- (FORMALIDADES DE LAS ACTAS PROTOCOLARES).

I. Las actas protocolares se extenderán y autorizarán con los formalismos establecidos para las escrituras públicas, en lo que sea compatible con dichas actas, sin perjuicio de las modificaciones que se indican en los Artículos siguientes.

II. Las actas notariales que correspondan a una misma actuación, se extenderán por orden cronológico, seguirán al documento que se protocoliza cuando exista, y entre sí mismas mantendrán una adecuada continuidad.

III. Las actas protocolares serán suscritas por los interesados cuando así lo establezca la disposición normativa.

IV. En la formulación de las actas protocolares no se requiere unidad de acto, pudiendo franquearse en el momento del acto o después.

ARTÍCULO 72.- (RECONOCIMIENTO DE FIRMAS Y RÚBRICAS). El reconocimiento de firmas y rúbricas se consolida en el acta de protocolización de documento privado, que incorpora los documentos o minutas reconocidas en el protocolo.

 

—————–ooOoo—————–

BIBLIOGRAFIA

CABANELLAS DE TORRES, GUILLERMO, Diccionario jurídico elemental,  Editorial Heliasta S.R.L. Undecima Edición 1993.
(Dicc. Jur. Cabanellas)

LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.-
(Ley Notariado, 2014)

REGLAMENTO A LA LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL D.S. 2189
(Reglamento, Ley Notariado)

MARIACA VALVERDE, JUANA AIDEE, Teoría y técnica notarial, La Paz, Bolivia, Editorial Artes Gráficas “Sagitario” Año 2006.
(Teoría y Técnica Not. Mariaca)

NOTARIADO ORG.; Actas Notariales [Artículo Web] disponible en http://www.notariado.org/liferay/web/notariado/actas-notariales
Actas notariales, Notariado Org)

VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.
(Fundam. D. Not. Villarroel)

 

El Protocolo Notarial

Ivanplus
Dr. Iván Edwin Rosales Chipani
     Notario de Fe Pública

 

protocoloultimo1I. Evolución.-

El protocolo notarial actual, supone una larga evolución hasta llegar a lo que es éste documento.

Según el tratadista Nuñez Lagos y con él remontándonos a la evolución del principio de la rogación o requerimiento que hemos visto anteriormente, cuando al recibir el encargo el Notario, ponía nota en el dorso del pergamino, redactando el contrato en el anverso y por último entregando el documento, sin que nada guardará para sí, posteriormente el Contrato fue escrito por el Notario en un pergamino de su propiedad que retenía en su poder, que hoy día constituiría la minuta.

En España, la pragmática de Alcalá de 1503 de Isabel la Católica dispuso que los documentos se inscribieran in extenso con las expresiones y requisitos que detalla.

Cada Notario debía tener un libro de protocolos encuadernado, debiendo ser diligente en guardar los libros de registros y protocolos.

La ley del Notariado Plurinacional en su Art. 45 establece lo que debemos comprender como protocolo notarial:

ARTÍCULO 45. (PROTOCOLO NOTARIAL).-

I. El protocolo notarial es la compilación ordenada cronológicamente de las matrices, a partir de los cuales la notaria o el notario extiende los instrumentos públicos protocolares de acuerdo a la presente Ley y su reglamentación.

IIForman el protocolo notarial los registros de: a. Escrituras públicas; b. Testamentos; c. Actas protocolares u otros tipos de documentos que por su naturaleza necesiten de protocolización; d. Protestos de letras de cambio; e. Poderes generales, especiales o colectivos; f. Certificaciones de firmas y rúbricas; g. Otros establecidos por Ley. (Ley Notariado, 2014)

Y respecto de la continuidad, y otros el reglamento a la anotada ley notarial imperativamente señala:

ARTÍCULO 56. (REDACCIÓN).

I. Las escrituras públicas se redactarán o asentarán en idioma castellano, con estilo y letra clara y sin abreviaturas, excepto en caso que la abreviación sea de uso oficial, con caracteres perfectamente legibles, pudiendo escribirse manualmente o mecánicamente, cuidando que los tipos resulten marcados en el papel notarial en forma indeleble. Sólo se usarán guarismos o números siempre y cuando la misma cantidad aparezca en literal. Los blancos o vacíos de cada línea serán rellenados con el carácter “-“ o línea si es manuscrito. Están prohibidas las enmiendas o raspaduras, cualquier subsanación de errores de forma deberá ser claramente detallada mediante notas marginales, siempre que se traten de errores de forma y sean evidentes. Las notas marginales forman parte de la escritura pública.

II. Sólo se utilizarán palabras en idioma distinto al castellano cuando éstas sean generalmente usadas corno los términos científicos, de arte, determinados o de uso común en otro idioma oficial reconocido por el Estado Plurinacional de Bolivia.IV

III. Para transcribir una minuta que se encuentre en idioma distinto al castellano, ésta debe previamente ser traducida por un traductor oficial autorizado. (Reglamento, Ley Notariado)

II. Concepto notarial de protocolo

“Protokolum”, voz del griego tardío que denomina la primera hoja que envolvía un rollo de papiro. Con mayor o menor fundamentación se puede afirmar que el vocablo señalaba, más bien, el material sobre el cual podría escribirse. En el latín medieval “protocolum”, significaba acta original o primer ejemplar de un documento.

En cuanto al concepto, Escriche dice “esta palabra viene de la voz griega “protos” que significa primero en su línea, y de la latina “collium” o “collatio” que significa comparación o cotejo.

Entre nosotros “protocolo” significa “el libro encuadernado de pliego de papel entero, en que el Escribano pone y guarda por su orden las escrituras o instrumentos que pasan ante él, para sacar y dar en cualquier tiempo las copias que necesiten los interesados y confrontar y comprobar las que ya se hubieren dado en caso de dudarse de la verdad de su contenido”. El protocolo se llama también “Registro notarial” o Registro de instrumentos”.

El tratadista Pelosi, a propósito, advierte que los protocolos notariales no son libros, porque no son volúmenes cerrados y citándolo a VillalbaWelsh, pide que tampoco se confunda el protocolo con el registro notarial, que implica una habilitación legal para ejercer funciones fedatarias.

Protocolo es, entonces, una colección anual de matrices encuadernadas en un libro de documentos principales, en nuestro medio, escrituras públicas y escrituras de poderes, y a la vez conjunto de documentos originales con los que el cotejo ha de practicarse para probar la autenticidad de los documentos que expida el Notario. En sentido estricto se emplea como sinónimo de colección de instrumentos públicos u originales de estos, es decir, cuerpo matriz o lugar donde se conservan las relaciones jurídicas privadas constituidas por particulares bajo la fe del Notario.

La necesidad de conservar los actos autorizados por los oficiales públicos en forma permanente y con absoluta seguridad, la reproducción con testimonios de dichos actos y el posible fin de publicidad que emerge de dichas recopilaciones documentales, señalan por sí solos la evidente e inexcusable necesidad de la existencia de los protocolos.

El protocolo se forma no sólo con la extensión de escrituras, sino también de otros documentos protocolares de rango inferior que pueden denominarse accesorios o complementarios.

Protocolizar o protocolar no significa la mera trascripción o inserción, es necesario que el documento entre a formar parte del protocolo, por su introducción en el mismo físicamente.

Entendemos al protocolo como al conjunto anual de folios habilitados, de documentos notariales o no, autorizados o intervenidos por el oficial público, que según normas legales deben ser coleccionados para conservarlos, resguardando los derechos que registran y facilitando su reproducción.

El concepto de protocolo se construye en torno a la idea de colección o conjunto ordenado de documentos notariales matrices.

La finalidad es la conservación de esos documentos, que permite a la vez el juego armónico de la circulación de la copia en el tráfico jurídico estableciendo un orden cronológico que es la pauta dominante para la acumulación.

El protocolo se integra con los siguientes elementos:

    a) Los folios originariamente movibles, habilitados (rubricados) para el uso exclusivo de cada registro y numerados correlativamente en cada año calendario.

    b) El conjunto de documentos escritos en aquellos folios durante el lapso mencionado, aunque no hayan sido firmados.

    c) Las diligencias, notas y constancia complementarias o de referencia consignadas a continuación o al margen de los documentos matrices, y en su caso, las de apertura, cierre u otras circunstancias.

  d) Los documentos que se integran e incorporan por imperio de las leyes o a requerimiento expreso o implícito de los comparecientes o por disposición del Notario.-

    e) Los índices que deben unirse.

En suma, el protocolo consiste en una universalidad jurídica formada por diversos elementos que se describen en el texto, cuya función final es la de conservar ordenadamente los documentos notariales, resguardando los derechos que por ellos se crean, modifican, transmiten o extinguen y facilitando su reproducción.

Sobre este particular el Reglamento a la Ley Notarial dispone:

ARTÍCULO 52.- (COMPILACIÓN DEL PROTOCOLO NOTARIAL). Para efectos de la aplicación de los Artículos 45 y 59 de la Ley N° 483, la compilación comprende el conjunto de los documentos que dieron lugar, al protocolo original y su matriz, registrados cronológicamente y organizados según el tipo o clase de trámite notarial. (Reglamento, Ley Notariado)

III.  Apertura cierre y continuidad.

Con un acta de apertura se da inicio cada gestión el protocolo y finaliza con otra acta de cierre, por supuesto en cada país se constituye dichas actas bajo determinado entorno legal.-

En Bolivia la Ley del Notariado Plurinacional tiene normada la apertura y cierre nombrados en su artículo 46: “(AUTORIZACIÓN Y CIERRE DE REGISTRO).- Los registros serán autorizados por la Dirección Departamental al inicio de cada gestión y a la conclusión de la misma.”(Ley Notariado, 2014)

Asimismo, los actos y contratos deben emitirse en el protocolo de manera continua e ininterrumpida, y en letra clara, sin dejar blancos ni intervalos. No se escribirá cosa alguna por abreviaciones, ni se pondrá fecha ni cantidad en cifras, ni nombre o apellido en iniciales, sino cada palabra con todas sus letras, esto está imperativamente establecido en el Artículo 56 de la Ley del Notariado Plurinacional.-

El protocolo anual debe encuadernarse en tomos, los mismos que contienen las matrices escriturarias en formularios notariales, que constituyen el archivo notarial, los que en caso de muerte del Notario o cambio del mismo, deben ser entregados al sustituto,al notario siguiente o a la notaria más cercana.(Art. 84 LNP.)

El protocolo tiene una principal finalidad, estampar en él, las primeras y originales manifestaciones de voluntad humana creadora de intereses jurídicos, desde este punto de vista el protocolo siempre ha estado ligado a la idea de escritura matriz.

IV. Factores cualitarios.

 El protocolo ha sufrido una mutación derivada del propio proceso evolutivo del derecho, es así como el tratadista Sanahuja y Soler, dice, que es un instrumento habilitado por el Estado para el ejercicio de la función notarial, por virtud de tres factores inapreciables que son: 1) La garantía de perdurabilidad.- 2) La garantía de autenticidad, y 3) El medio de publicidad. En éste sentido, el protocolo entraña un valor incomparable porque: a) No basta la certificación de certeza, de autenticidad de los actos y contratos, es necesario perpetuarlos a través del tiempo, matrizándolos en el protocolo, para esto sirve este mecanismo.- b) La formación y custodia del protocolo, hace difícil la suplantación de los instrumentos autorizados, así como la intercalación de algún otro documento entre los ya ordenados numeralmente y fechados cronológicamente y c) Como medio de publicidad que permite la realización de otros destinos accesorios de la vida pública notarial, pues es fuente de expedición, renovación y reposición de copias, testimonios, etc,, sirve también para la comparación y cotejo, finalmente es el medio de inspección para las autoridades jerárquicas superiores.

En definitiva, por tener una legitimidad consagrada por la experiencia a través de un profundo pasado histórico, por ser un elemento inmutable de forzosa necesidad para el ejercicio de la función pública, por las evidentes ventajas que reporta la garantía y seguridad jurídica, por la fe pública y eficacia probatoria que trasuntan las escrituras matrizadas, por la adopción universal de que ha sido objeto, el protocolo se juzga un excepcional principio del Derecho Notarial.

Casi en todos los países, por disposición legal o por interpretación extensiva de algunas disposiciones sueltas, con relación al protocolo en particular o al notariado en general, se establece que el Notario, formará el registro, con la colección ordenada de las escrituras matrices autorizadas durante el año haciendo uno o más tomos foliados. (Arts. 45 y 54 LNP)

Así como en varios países, por disposición legal, las escrituras sólo forman parte del protocolo una vez firmadas, antes de ello constituyen en lo que a su aspecto físico concierne, pliegos sueltos. A las escrituras después del otorgamiento y autorización, convertidas ya en instrumentos públicos, se les da la numeración y foliatura correspondiente y se une al protocolo, ésta es la razón por la cual el protocolo se forma con la acumulación ordenada de los instrumentos por orden riguroso de su autorización. Necesario es considerar la formación del protocolo a posterior (que es la colección endógena) que se constituye con la matriz (sin perjuicio que lo integren otros documentos), es decir que el protocolo bajo este sistema se forma por la escritura pública en un proceso de formación que va de adentro hacia fuera de la actividad funcional del Notario, encaminada hacia su colección, a menudo confundimos la matriz de una escritura con el protocolo, la escritura sólo se convierte en protocolo cuando es coleccionada ya firmada por las partes, autorizada por el Notario con su respectiva encuadernación para los fines indicados, previa numeración y foliación.

En cambio, el protocolo se forma a priori (colección exógena) cuando el protocolo ya existe antes de ser extendidos otorgados y autorizados los documentos en los libros o en los folios y hojas movibles rubricadas, autenticadas, registradas y habilitadas.

Protocolizado un documento, forma parte del protocolo, no es otra razón que da sentido al término protocolizar. En sentido material, protocolar significa poner o incluir en el protocolo y en sentido jurídico es formar parte del mismo para completar la escritura.

El significado técnico de protocolización, es el de agregar o introducir al protocolo un documento.

En cuanto al secreto del protocolo, en casi todos los países se ha establecido, que la exhibición del protocolo procederá, cuando medie orden de juez competente o a requerimiento de quien tenga interés legitimo con relación a determinados documentos, o se hallen investidos de tal derecho, los otorgantes o sus representantes y sucesores universales o singulares.

La exhibición del protocolo no es extensible a aquellos documentos que por su naturaleza son considerados secretos por el responsable de su guarda, salvo que se actuare en representación de los otorgantes o de sus sucesores universales, facultados especialmente a tal fin.

El secreto del protocolo esencialmente se halla fuera de él, existe la idea de que dicho secreto debe extenderse sobre todo a aquellos actos y detalles que han acontecido con motivo del otorgamiento y comprende no sólo al Notario, sino también a sus empleados.

————–oo————–

  

EL PROTOCOLO EN NUESTRA LEGISLACIÓN

 LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL

 CAPÍTULO II

DOCUMENTOS PROTOCOLARES

 ARTÍCULO 44. (DOCUMENTOS PROTOCOLARES).- Los documentos protocolares son las escrituras originales o matrices de los actos, hechos y negocios jurídicos, compilados y archivados en un protocolo.

ARTÍCULO 45. (PROTOCOLO NOTARIAL).- I. El protocolo notarial es la compilación ordenada cronológicamente de las matrices, a partir de los cuales la notaria o el notario extiende los instrumentos públicos protocolares de acuerdo a la presente Ley y su reglamentación. II. Forman el protocolo notarial los registros de: a. Escrituras públicas; b. Testamentos; c. Actas protocolares u otros tipos de documentos que por su naturaleza necesiten de protocolización; d. Protestos de letras de cambio; e. Poderes generales, especiales o colectivos; f. Certificaciones de firmas y rúbricas; g. Otros establecidos por Ley.

ARTÍCULO 46. (AUTORIZACIÓN Y CIERRE DE REGISTRO).- Los registros serán autorizados por la Dirección Departamental al inicio de cada gestión y a la conclusión de la misma.

ARTÍCULO 47. (ORDEN CRONOLÓGICO).- Los instrumentos públicos protocolares se extenderán observando el riguroso orden cronológico y se consignará el número que les corresponda sucesivamente.

ARTÍCULO 48. (SUBSANACIÓN DE ERRORES).- I. Los errores materiales, las omisiones, los defectos de forma y los errores de redacción en los documentos notariales sólo podrán ser subsanados por la notaria o el notario, con el consentimiento de las y los interesados, hasta antes de constituirse en instrumento público. II. Al margen del documento subsanado, se asentarán la fecha, los datos y la aceptación firmada de las y los interesados y de la notaria o el notario.

ARTÍCULO 49. (ACLARACIONES, ADICIONES, MODIFICACIONES O CANCELACIONES).- El instrumento público protocolar podrá ser objeto de aclaración, adición, modificación o cancelación, mediante otro instrumento público protocolar, debiendo asentarse constancia de tal extremo en el primigenio.

ARTÍCULO 50. (REPOSICIÓN DEL DOCUMENTO PROTOCOLAR).- La reposición por destrucción, pérdida, deterioro o sustracción parcial o total de un instrumento público protocolar, procederá previa autorización de la Dirección Departamental, conforme al reglamento.

ARTÍCULO 51. (EXTENSIÓN DE LOS DOCUMENTOS PROTOCOLARES).- Del registro de los documentos protocolares, se extenderán las escrituras, testimonios, protocolizaciones y actas que la presente Ley determina, conforme a su reglamentación.

SECCIÓN I

ESCRITURAS PÚBLICAS

ARTÍCULO 52. (DOCUMENTO MATRIZ O ESCRITURA PÚBLICA).- I. La escritura pública es el documento matriz notarial incorporado al protocolo, referente a actos y contratos establecidos en la Ley, el cual refleja la creación, modificación o extinción de derechos u obligaciones existentes. II. Las escrituras públicas antes de ser autorizadas serán leídas íntegramente a las o los interesados o por otros medios que garanticen su pleno conocimiento de acuerdo a reglamentación.

ARTÍCULO 53. (PARTES DE LA ESCRITURA PÚBLICA).- El contenido de la escritura pública comprende el encabezamiento, el cuerpo y la conclusión.

ARTÍCULO 54. (ENCABEZAMIENTO DE LA ESCRITURA PÚBLICA).- El encabezamiento de la escritura pública expresará: a. Lugar, fecha y hora de extensión del instrumento; b. Nombre de la notaria o el notario; c. Nombre, nacionalidad, estado civil, profesión u ocupación de las o los interesados y domicilio seguidos de la indicación que proceden por su propio derecho; d. Los documentos de identidad de las y los interesados y otros que sean necesarios; e. La circunstancia de comparecer una persona en representación de otra, con indicación del documento que la autoriza; f. La circunstancia de intervenir un intérprete, en el caso de que alguna de las y los interesados ignore el idioma en el que se redacta el instrumento; g. La circunstancia de que la o el interesado o interviniente, sea analfabeto o tenga discapacidad que no le permita firmar y el hecho de haberlo realizado mediante huella dactilar; h. La capacidad, libertad y consentimiento con que se obligan las y los interesados; i. La indicación de extenderse el instrumento con minuta o sin ella; j. Cualquier dato requerido por Ley o que sea pertinente.

ARTÍCULO 55. (CUERPO DE LA ESCRITURA PÚBLICA).- El cuerpo de la escritura pública contendrá: a. La declaración de voluntad de las y los interesados, contenida en el documento elaborado por la notaria o el notario o contenida en la minuta, que se insertará de manera literal; b. La incorporación de comprobantes que acrediten la personería y la representación, cuando sea necesario; c. La incorporación de documentos que por disposición legal sean exigibles o pertinentes.

ARTÍCULO 56. (CONCLUSIÓN DE LA ESCRITURA PÚBLICA).- La conclusión de la escritura pública expresará: a. La fe de haberse leído el instrumento por la notaria o el notario; b. La ratificación, modificación o indicaciones que las y los interesados hagan, que también serán leídas; c. La fe de entrega de bienes que se estipulen en el acto jurídico, cuando corresponda; d. La transcripción literal de normas legales, cuando en el cuerpo de la escritura se citen sin indicación de su contenido y estén referidas a actos de disposición u otorgamiento de facultades; e. La transcripción de cualquier documento que sea necesario y que se hubiera omitido en el cuerpo de la escritura; f. Las omisiones que a criterio de la notaria o el notario deban subsanarse para obtener la inscripción de los actos jurídicos objeto del instrumento y que las y los interesados no hubieran advertido; g. Firma de las y los interesados y de la notaria o el notario, con la indicación de la fecha en que se concluye el proceso de firmas del instrumento.

ARTÍCULO 57. (ACTA DE PROTOCOLIZACIÓN).- El acta de protocolización contendrá: 1. Lugar, fecha y nombre de la notaria o el notario; 2. Materia del documento; 3. El nombre y documento de identidad de las y los interesados; 4. El número de fojas; 5. En caso de orden judicial, el nombre de la autoridad judicial que ordena la protocolización y nombre del secretario, mencionando la resolución que ordena la protocolización con la indicación de estar consentida, ejecutoriada y con denominación de la entidad que solicita la protocolización.

ARTÍCULO 58. (OTROS DOCUMENTOS).- La notaria o el notario agregará los documentos materia de la protocolización al final del tomo del protocolo notarial, donde se encuentra registrada el acta de protocolización. Los documentos protocolizados no podrán separarse del registro de escrituras públicas por ningún motivo.

ARTÍCULO 59. (OTRAS ESCRITURAS PÚBLICAS).- Son también escrituras públicas las siguientes: a. Nombramiento de tutor y curador de persona mayor de edad; b. Adopción de persona mayor de edad; c. Autorización para el matrimonio de persona menor de edad, otorgada por quienes ejercen la autoridad de padres; d. Aceptación expresa o renuncia de herencia; e. Otros establecidos por Ley.

——————-

 Reglamento a la Ley del Notariado Plurinacional

CAPÍTULO V

DOCUMENTOS NOTARIALES

SECCIÓN I

REGISTROS NOTARIALES

ARTÍCULO 49.- (REGISTROS NOTARIALES). Los registros notariales que conforma la notaria o el notario de fe pública, comprenden el archivo de los documentos notariales a los que da fe pública, que abarcan los protocolares en el protocolo notarial y los no protocolares en otros registros notariales clasificados conforme la Ley N° 483 y el presente Decreto Supremo.

ARTÍCULO 50.- (PROPIEDAD Y CUSTODIA DE LOS REGISTROS NOTARIALES).

I. Los registros notariales son de propiedad del Estado Plurinacional de Bolivia y su custodia se ejercerá conforme las disposiciones establecidas en el presente Decreto Supremo.

II. Las notarias y los notarios de fe pública son responsables por la custodia de los registros notariales a su cargo, deberán precautelar su conservación e integridad documental y además de dar cumplimiento a otras disposiciones establecidas por la Dirección del Notariado Plurinacional.

III. El archivo del protocolo notarial, los registros de documentos extra protocolares y todo otro registro deben estar depositados en el archivo notarial correspondiente,estando prohibido cualquier traslado a otro lugar salvo las excepciones establecidas en el presente Decreto Supremo. –

ARTICULO 51- (ENTREGA DE LIBROS NOTARIALES)

La entrega de libros notariales de una notaria o un notario de fe pública saliente al nuevo, deberá ser realizada en el plazo de noventa (90) días, bajo inventario por cada gestión anual y hasta el último día de su actuado notarial, así como el correspondiente ordenamiento del archivo protocolar y del archivo extra protocolar.

ARTÍCULO 52.- (COMPILACIÓN DEL PROTOCOLO NOTARIAL). Para efectos dela aplicación de los Artículos 45 y 59 de la Ley N° 483, la compilación comprendeel conjunto de los documentos que dieron lugar, al protocolo original y su matriz,registrados cronológicamente y organizados según el tipo o clase de trámitenotarial.

ARTÍCULO 53.- (ORGANIZACIÓN DE LOS ARCHIVOS DE LA OFICINA NOTARIAL).

I. El Archivo de la oficina notarial es el conjunto de los documentos protocolares y extra protocolares, en originales o matrices, ordenados cronológicamente. En cadatipo de documentos, el orden cronológico genera un número de orden secuencialcomenzando del 1, en cada gestión anual. Los tomos se conforman aproximadamente por cada quinientas (500) hojas velando que el registro se agregue en forma íntegra en el tomo respectivo.

II. Por cada tomo se debe elaborar un Anexo Índice con los más importantes datos de cada escritura pública como ser su número, identificación de las partes y trámite notarial. Este Anexo debe remitirse a la Dirección del NotariadoPlurinacional en formato impreso y digital, cada vez que se concluya con un tomo,lo que permitirá ejercer la supervisión y el control del servicio notarial.

ARTÍCULÓ 54 (ARCHIVO DE LAS ESCRITURAS PÚBLICAS). Todas las escrituras públicas según su tipo como ser testimonios, poderes, trámites voluntarios, reconocimientos de firmas y otros serán archivadas en el protocolo.

 ————–O————–

BIBLIOGRAFIA

CABANELLAS DE TORRES, GUILLERMO, Diccionario jurídico elemental,  Editorial Heliasta S.R.L. Undecima Edición 1993. 
(Dicc. Jur. Cabanellas)

GONZÁLEZ, CARLOS EMÉRITO. Teoría General del Instrumento Público. Ediar, Buenos Aires, Argentina. 1953.
(Teoría Gral. Gonzales)

GUZMÁN, FARFAN, SAUL, Apuntes De Derecho Notarial, Tomo I, II, III, Editorial Nuevo Horizonte, 2004. 
(Apuntes, Guzman Farfan)

LARRAUD, RUFINO, Curso de Derecho Notarial, Ediciones Depalma, 1966. Montevideo, Uruguay. 
(Larraud, Curso Derecho Not)

LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.- 
(Ley Notariado, 2014)

REGLAMENTO A LA LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL D.S. 2189 
(Reglamento, Ley Notariado)

MARIACA VALVERDE, JUANA AIDEE, Teoría y técnica notarial, La Paz, Bolivia, Editorial Artes Gráficas “Sagitario” Año 2006. 
(Teoría y Técnica Not. Mariaca)

MENDOZA ARZABE, FERNANDO, Tratado de Derecho Notarial, Editorial Jurídica Conosur Ltda.,  Santiago de Chile 1993. 
(Tratado, D. Not. Mendoza)

NERI, ARGENTINO I., Tratado Teórico-Práctico de Derecho Notarial, Editorial Depalma, República Argentina, 1976. 
(Trat. D. Not. Neri)

PELOSI, CARLOS, El Documento Notarial. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina, 2006. 4° Reimpresión. 
(Doc. Notarial, Pelosi)

PÉREZ FERNÁNDEZ DEL CASTILLO BERNARDO, Derecho Notarial , Editorial Porrua, Mexico D.F. 1983 
(Notarial, Peréz Fernández)

VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004. 
(Fundam. D. Not. Villarroel)

LA TEORÍA GENERAL DEL INSTRUMENTO PÚBLICO – (Documentos Notariales).

Ivanplus

Ivan Edwin Rosales Chipani

Notario de fe públicanotario2I. Introducción. Concepto

La actividad notarial, revela a la teoría general del instrumento público como su cimiento fundamental.

El derecho notarial es todo un derecho documental, por  cuanto se refiere a las formas documentales y funcionaristas. Y debemos hacer hincapié  en que,  por tanto está referido a una clase especial, a los documentos públicos, y dentro de éstos, a la categoría más típica y restringida: a los instrumentos públicos.

 Unoins

“Quedan expulsadas así, del derecho notarial, las formas verbales u orales. Las escritas que no constituyen documento públicos y las públicas intervenidas por funcionarios que no sean notarios (jueces, funcionarios administrativos, etc.)” (Derecho Not. Nuñez L. UNAM)

De manera general documento notarial es toda representación material idónea, destinada a reproducir una determinada manifestación de pensamiento, manifestación de voluntad y/o negocios jurídico y esencialmente dirigida a crear, modificar o disolver un vínculo de derecho, recibida y autorizada por Notario con las formalidades de ley, producida para probar hechos, solemnizar o dar forma a actos o negocios jurídicos.

Según define el autor Carlos Pelosi en su obra “El documento Notarial”, los documentos notariales son instrumentos públicos. Es notarial todo documento con las formalidades de ley, autorizado por Notario, en ejercicio de sus funciones dentro de los límites de su competencia.

El instrumento público es un documento redactado y autorizado por un funcionario
especial a quien la ley encarga su redacción, solemnización y autorización en uso de sus facultades regladas. Dentro del conjunto de documentos es una variedad del documento público.

Entonces es aquella especie de documento jurídico público, en el cual una persona singular con el oficio de autenticar, conocida como Notario, escribano o su equivalente, procede a dar fe de los hechos y dichos, emitidos en acuerdo por los comparecientes, en asuntos de derecho privado y de los hechos y dichos propios, con el fin de darles forma, constituirlos y probarlos para los interesados ante la comunidad.

Sobre el documento público notarial, aunque sin precisar su diferencia con el instrumento público el Código Civil boliviano establece:

Art. 1287.- (CONCEPTO). 
I. Documento público o auténtico es el extendido por las solemnidades legales por un funcionario autorizado para darle fe pública y se escribe un protocolo, se llama escritura pública.

II. Cuando el documento se otorga ante un notario público y se inscribe en un protocolo, se llama escritura pública. (Código Civil)

La Ley del Notariado Plurinacional (LNP)  respecto a estos documentos notariales en la misma vertiente teórica, dice:

ARTÍCULO 39. (DOCUMENTOS NOTARIALES) 
I. Son documentos notariales aquellos que la notaria o el notario elabora, redacta, interviene o autoriza, confiriendo fe a los actos, los hechos y las circunstancias que presencia. Serán otorgados con arreglo a lo dispuesto en la presente Ley.

II. Constituye parte del documento notarial el recibir, interpretar, redactar y dar forma legal a las voluntades de los interesados.(Ley Notariado, 2014)

 

II. El Instrumento – Forma

Concepto de forma.

CASTÁN TOBEÑAS afirma que en un sentido amplio, la forma es el medio por el cual se exterioriza o formula la declaración de voluntad. En este sentido toda declaración de voluntad tiene su forma.

En sentido estricto, forma es el medio concreto y determinado que el ordenamiento jurídico o la voluntad exigen para la exteriorización de la declaración de voluntad.

En otras palabras, “hablamos de forma cuando en virtud de la ley o de la voluntad en el acto jurídico, se hace necesaria una modalidad exterior determinada (Cifuentes). Se trata de la llamada “forma Impuesta”. (Ramiro Villarroel Claure)

En nuestro medio el código Civil en su Art. 491 establece imperativamente como requisito especifico para la constitución y efectos de determinados contratos, la forma:

DE LA FORMA DE LOS CONTRATOS

Art. 491.- (CONTRATOS Y ACTOS QUE DEBEN HACERSE POR DOCUMENTO PUBLICO).

Deben celebrarse por documento público.

1) El contrato de donación, excepto la donación manual.

2) La hipoteca voluntaria.

3) La anticresis.

4) La subrogación consentida por el deudor.

5) Los demás actos señalados por la ley. (Código Civil)

 

 Y en seguida clarificando mas esta imposición legal dice:

Art. 493.- (FORMAS DETERMINADAS). I. Si la ley exige que el contrato revista una forma determinada, no asume validez sino mediante dicha forma, salva otra disposición de la ley. 
II. Fuera del caso previsto en el parágrafo anterior si las partes han convenido en adoptar una forma determinada para la conclusión de un contrato, esa forma es la exigible para la validez
(Código Civil)

Véase que la misma ley o los participes determinan una forma fija u obligatoria como vehículo de manifestación de la voluntad para determinados negocios, en cuyo caso la eficacia negocial se hace depender del cumplimiento de dicha formalidad.

En este  punto es menester retomar los conceptos de “forma de ser”, que corresponde al principio de instrumento-forma y “forma de valer” que corresponden al principio de la prueba pre-constituida, propuestas por Gonzalez Palomino. En ese tren recordemos que las formas de un negocio pueden normarse en el marco de la ley o por decisión de los particulares que manifiestan su voluntad de hacer valer como perfecto un negocio determinado. En el caso de los particulares, la forma es parte constitutiva del negocio, algo que se suma al negocio mismo, posterior al negocio, que se da en dos versiones: como principio consensualista y como forma superpuesta de eficacia, conocida como principio de
preconstitución de prueba.

Tenemos entonces que la forma es el punto de conexión de la función notarial y el negocio jurídico de los particulares. Esa relación se plasma en la escritura pública que es el elemento formal del contrato, donde además de las partes actúa un tercero imparcial, entendido en Derecho y que da fe del acto: el Notario.

FORMAS DE SER: Se exigen con la finalidad de que el negocio no sea, o no exista,
sin la forma. Es constitutiva de la estructura del negocio – es elemento esencial del negocio jurídico Art. 491 y 493 Parágrafo I C.C.-

No hay declaración de voluntad ni negocio si la voluntad no ha sido declarada por el cause de la forma exigida o convenida.

FORMAS DE VALER, No es requisito del negocio jurídico. Es forma de eficacia del
negocio o del instrumento pero no de su constitución. El negocio ya es perfecto pero hay que hacerlo valer añadiéndole la forma. No son para constituir sino para valorar.

 Nuñez Lagos: a esto último no dice que el hecho para existir pertenece al ámbito de las formas libres; pero, para valer, para alcanzar ciertos grados de eficacia, necesita acogerse a las formas obligatorias de valer”

La compraventa de inmuebles, para ser, para existir basta el consentimiento de vendedor y comprador. Más, para alcanzar su eficacia, necesita acogerse a una forma (de valer).

El instrumento – forma, en cuanto marco constitutivo del negocio, es siempre forma continente de una declaración de voluntad, “forma de ser” que la ley exige se desarrolle en un marco de solemnidad (documento ad solemnitatem) sin la cual el negocio jurídico no se perfecciona (“forma de valer”), por lo cual, afirma Verdeja, la forma y la prueba son dos planos paralelos y superpuestos en estratos que existen y persisten. (Ramiro Villarroel Claure).

III. Ventajas e inconvenientes de la forma

1. Ventajas.

Las formas preestablecidas tienen indudables ventajas prácticas que pueden coadyuvar a los siguientes fines:

a) Proteger contra la precipitación, la ligereza y las decisiones poco   meditadas de los contratantes.

b) Proporcionar una mayor seriedad al negocio jurídico permitiendo distinguir entre aquellas declaraciones que se hacen seriamente y aquellas en las que las partes no pretenden obligarse.

c) Dar mayor seguridad y certeza a las circunstancias de la conclusión de un negocio (v. gr. fecha) y a su contenido.

d) Se facilita la prueba y la interpretación, pues puede que la voluntad preconstruida no sea la voluntad real y verdadera.

d) Constituye un medio de publicidad del negocio para terceros y una garantía de seguridad para los mismos.

e) Permite en ocasiones el acceso al registro público.

f) Aumentar la capacidad de circulación de ciertos derechos (Títulos valores)

g) Evita nulidades negociales por la intervención de técnicos en Derecho (v.gr. notarios…)

2. Inconvenientes.

a) Su peligrosidad, por razón del daño que los vicios de forma pueden acarrear a la parte inexperta que incurra en ellos.

b) Su incomodidad en cuanto puede significar un entorpecimiento para el tráfico, que se traducirá o en la paralización del mismo o en la inobservancia práctica de la forma. 

Ante estas ventajas e inconvenientes la política legislativa adecuada debe ser la de adoptar una postura intermedia entre la plena libertad formal y el excesivo formalismo, atendiendo a las peculiaridades de cada negocio, de tal suerte que se permita un tráfico a la vez rápido y seguro.

IV. Clases de forma

a) Por su origen:

– Legales. Tienen su origen en la Ley.

– Voluntaria. Viene impuesta por la voluntad de las partes.

b) Por su expresión:

– Verbal u oral

– Escrita o documental

c) Por su carácter:

– Formas privadas. Tratándose de forma escrita, se habla de forma privada cuando el documento en el que se plasma el negocio lo hacen los propios interesados por sí, o asistidos de técnicos, asesores…

– Se habla de forma pública, cuando el documento es elaborado por funcionario público investido de funciones para ello. Se habla entonces de documento público.

d) Por su eficacia:

– Forma “ad substantiam” como requisito de constitución o existencia.

– Forma “ad probationem”, impuesta para fines probatorios.



V.- Importancia y efectos.

Los instrumentos notariales, que contienen manifestaciones de voluntad, negocios jurídicos y de hechos ciertos, tienen una gran importancia no sólo por los requisitos a las que están sometidos por ley, sino por el rol preponderante que despliegan como prueba, pudiendo servir como prueba preconstituida si hay controversia judicial, ya que perpetúan los hechos y las manifestaciones de voluntad de las partes.

 Los efectos inmediatos acompañados de la publicidad implican un valor probatorio de declaración de derechos y obligaciones ya sea en juicio o fuera de él.



VI.- Planos del instrumento público: plano del negocio y plano del instrumento

El contenido del instrumento público se estructura formalmente conformando dos planos ideológicamente internos, constituyendo uno el “plano del negocio instrumentado”, y el otro, el “plano del instrumento” como tal, aunando hechos de idéntica jerarquía instrumental relacionados entre sí.

En todo instrumento público subyace un acuerdo o manifestación de voluntad (negocio o acto jurídico), o una relación de hechos que produce efectos determinados, el instrumento público presupone un negocio o un hecho jurídico del cual es forma.

Con el negocio instrumentado, el Notario subsumirá la voluntad de los otorgantes,
dentro de las normas jurídicas que regulan el negocio de que se trate.

 En el plano de la forma instrumental, el notario se ajustará en su solemnización y redacción, a las normas de la legislación notarial, con independencia del contenido negocial del instrumento.

Aparecido hace muchos siglos asume los caracteres de un elemento vital para la historia de la sociedad. Fue primero el escrito auténtico en que se consignaban hechos o títulos conforme a las leyes y después al agregársele la actividad del notario que es su autor, hacedor o constructor su valor se convierte en el primer medio de prueba pre-constituida que inspira más confianza según Bonnier, porque es obra de un oficial público que tiene derecho de actuar en el lugar que se le ha asignado.

En él se consignan bajo la fe del notario y conforme a la ley, los negocios jurídicos de las partes intervinientes o bien los actos o hechos que sin ser negocio, quiera dárseles fecha cierta, eficacia, o notoriedad. Su autorización por el notario y su preparación conforme a las formalidades prescriptas en la ley, son los factores esenciales para constituir o hacer nacer una relación jurídica válida.

Su gran fin es el de dar forma legal al contrato verbal que los particulares celebran ante el notario, quien lo estructura jurídicamente y le da vida y existencia.

Anteriormente se creyó que su fin primordial, casi exclusivo, era pre-constituir prueba, pero hoy se ha llegado a la conclusión que tiene más valor formar el negocio al tiempo de su nacimiento, que probarlo después.

Sus caracteres más sobresalientes son los de ser garantía para el cumplimiento de los convenios y adquiere una neta superioridad sobre el instrumento privado, porque a éste nadie lo cree hasta convencerse de la autenticidad de las
firmas que lleva. En público, se exhibe y vale para todos, porque la autenticidad la tiene desde el momento mismo en que fue autorizado por notario. Es inconmovible desde el comienzo de su preparación hasta el final de su vida y sólo la querella de falsedad puede destruirlo.

 Para Sanahua, trae anexa la ejecutoriedad o sea la cualidad del acto en virtud de la cual el acreedor puede obtener la ejecución de su derecho mediante la fuerza.


 

VII.- Clasificación de documentos notariales

En la valoración de documento notarial, algunos autores como Carlos Gonzáles, en su obra “Teoría general del instrumento público”, clasifica los documentos en principales, que son las escrituras públicas que autoriza el Notario, tanto la matriz como la copia o testimonio; y secundarios, cuyo rasgo instrumental son los documentos denominados inventarios, actas de notoriedad, referencia de títulos, protocolización de testamentos abiertos, recepción de testamentos cerrados, actas de sorteos, asambleas, protesto de documentos mercantiles, certificaciones de autenticidad de firmas e impresiones digitales, etc., que son en verdad documentos que podrán incorporarse al protocolo o existir fuera de él.

Lo dicho anteriormente nos lleva a distinguir, con carácter fundamental, la estructura orgánico — legal que diferencia a las escrituras de las actas, Las primeras, como ya se ha dicho repetidamente, contienen una declaración de voluntad, un negocio jurídico; las segundas, por su parte, registran un mero hecho que capta el Notario a través de sus sentidos y les da forma escrita testimonial.

Acudiendo a la legislación comparada, podemos catalogar a los instrumentos notariales en la siguiente forma: 1) Documentos protocolizados: escrituras y actas que se insertan en el libro de protocolos. Las actas ajenas a la minuta cuando hay lugar a ello, o al mismo protocolo y que son las de presencia, referencia, notoriedad, protocolización, depósito; 2) No protocolizados: legalizaciones, legitimidad o reconocimiento de firmas, certificación o legalización de documentos, fes de vida, traducciones; 3) Sin valor de instrumento público: índices notariales, archivos de correspondencia, circulares, archivos de órdenes judiciales, etc.

En la línea teórica del, Derecho Notarial español, Enrique Jiménez Arnau clasifica los instrumentos públicos notariales en escrituras y actas, atribuyendo a las primeras un contenido de creación, modificación o extinción de un negocio jurídico por una o más personas jurídicamente Capaces; y asignando a las actas a finalidad de dar eficacia, solemnidad o notoriedad a determinados hechos o actos.

Refiriéndose a los documentos notariales “con valor y “sin valor de instrumento público, Neri entiende que los conceptualmente instrumentos públicos son, por antítesis, “protocolizados” y “no protocolizados”, ubicando entre los primeros a la escritura y a las actas en sentido estricto, incluso sus copias (testimonios) autorizadas; y entre los segundos, a las actas en sentido lato, tales como los testimonios (copias), legalizaciones, legitimidad de firmas, certificación de vita et moribus, etc.

Rufino Larraud en su obra “Curso de Derecho Notarial”, hace la siguiente clasificación:

1)Documentos matrices o documentos protocolizados, que son las escrituras matrices y las actas notariales; 2) Documentos derivados o traslados, que son los expedidos para que circulen en el tráfico jurídico a los efectos de acreditar la existencia del original y facilitar el ejercicio de los derechos a que se refieren: a) Literales: copias y testimonios; b) Sintéticos: certificados; c) documentos de administración interna: constancias, índices, comunicaciones, relaciones que suscritas por el Notario quedan en el archivo de la Notaria, o en las reparticiones públicas. (Larraud, Curso Derecho Not)

Atendiendo a una clasificación formal de los documentos, tenemos que los mismos pueden clasificarse por su origen en: a) documentos privados; b) documentos públicos; por su naturaleza: a) civiles; b) comerciales; por su contenido: a) lnter vivos; b) mortis causa; por el medio empleado: a) quirográficos; b) ológrafos; por sus efectos probatorios: a) declarativos; b) ejecutivos.

Al documento público se ha conceptuado como, el que emana de una autoridad pública, comprendida en algunos poderes estatales y que en consecuencia tiene facultades para suscribir tales documentos según normas y reglamentos propios.

El hecho que emanen de autoridad pública no quiere decir que sean auténticos, toda vez que estos documentos únicamente podrán ser emitidos por Notarios.

En cambio, en los documentos privados, o también particulares, la esencia de estos
documentos es la firma, que efectúan los participes (firmantes) con la formalidad que ellos convengan.

Sobre la clasificación de los documentos notariales doctrinalmente, se ha efectuado varias clasificaciones de las que podemos extractar la división entre documentos originales y reproducciones.

Los originales, también denominados de primer grado, es el resultado directo e inmediato, de las facultades fedantes del Notario en asuntos de su competencia, los que recogen con fe pública los hechos auténticos percibidos sensorialmente y narrados con sujeción a los principios de evidencia.

 A las reproducciones también se las denomina de segundo grado e indirectos, se
caracterizan por tener fe trascrita o derivativa, sólo se producen frente a la existencia física de otro documento que es la causa constitutiva de su ser.

Otra clasificación que manejamos en nuestra función es la de documentos protocolares y extra protocolares.

Esto último es el que precisamente adopta nuestra Ley Notarial cuando dice en su Artículo 40:

ARTÍCULO 40. (CLASES DE DOCUMENTOS NOTARIALES).- Los documentos notariales se clasifican en protocolares y extra-protocolares. Tendrán carácter de documentos públicos con independencia del medio en que se extiendan, sea papel o soporte electrónico. (Ley Notariado, 2014)

Como luego veremos,  esta clasificación tiene se base, en cuanto a que los documentos notariales forman o no parte del “protocolo notarial”.

————————

LOS DOCUMENTOS NOTARIALES EN NUESTRA LEGISLACIÓN

CODIGO CIVIL BOLIVIANO

SECCION V

DE LA FORMA DE LOS CONTRATOS

Art. 491.- (CONTRATOS Y ACTOS QUE DEBEN HACERSE POR DOCUMENTO PUBLICO).

Deben celebrarse por documento público.

1) El contrato de donación, excepto la donación manual.

2) La hipoteca voluntaria.

3) La anticresis.

4) La subrogación consentida por el deudor.

5) Los demás actos señalados por la ley.

 Art. 492.- (CONTRATOS Y ACTOS QUE DEBEN HACERSE POR ESCRITO).

Deben celebrarse por documento público o privado los contratos de sociedad, de transacción, de constitución de los derechos de superficie y a construir y los demás actos y contratos señalados por la ley.

Art. 493.- (FORMAS DETERMINADAS).

I. Si la ley exige que el contrato revista una forma determinada, no asume validez sino mediante dicha forma, salva otra disposición de la ley.

II. Fuera del caso previsto en el parágrafo anterior si las partes han convenido en adoptar una forma determinada para la conclusión de un contrato, esa forma es la exigible para la validez.


DEL DOCUMENTO PÚBLICO

Art. 1287.- (CONCEPTO).

I. Documento público o auténtico es el extendido por las solemnidades
legales por un funcionario autorizado para darle fe pública y se escribe
un protocolo, se llama escritura pública.

 II. Cuando el documento se otorga ante un notario público y se inscribe en
un protocolo, se llama 
escritura pública. (Art. 399 del Código de Proc. Civil, Arts. 68, 492, 805 del Código Civil)

Art. 1288.- (CONVERSION).

El documento que no es público por la incompetencia o incapacidad del funcionario o por un defecto de forma, vale como documento privado si ha sido firmado por las partes. (Art. 1297 del Código Civil).

Art. 1289.- (FUERZA PROBATORIA).

I. El documento público, respecto a la convención o declaración que contiene y a los hechos de los cuales el funcionario público deja constancia, hace de plena fe, tanto entre las partes otorgantes como entre sus herederos o sucesores. (Art. 399 del Código de Proc. Civil)

 II. Sin embargo, si se halla directamente acusado de falso en la vía criminal, se suspenderá su ejecución por el decreto de procedimiento ejecutoriado; más si se opone su falsedad sólo como excepción o incidente civil, los jueces podrán según las circunstancias, suspender provisionalmente su ejecución.

III. Con referencia a terceros, el documento público hace fe en cuanto al hecho que ha motivado su otorgamiento y a su fecha.

(…)

Art. 1291.- (TERMINOS ENUNCIATIVOS).

I. El documento, sea público o privado, hace fe entre las partes, aún sobre aquellos puntos no expresados sino en términos enunciativos, siempre y cuando la enunciación tenga relación directa con el acto. 

II. Las enunciaciones extrañas al acto sólo sirven como principio de prueba.




———————

 
LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL.

TÍTULO IV

DOCUMENTOS NOTARIALES

CAPÍTULO I

DISPOSICIONES COMUNES

ARTÍCULO 39. (DOCUMENTOS NOTARIALES).- I. Son documentos notariales aquellos que la notaria o el notario elabora, redacta, interviene o autoriza, confiriendo fe a los actos, los hechos y las circunstancias que presencia. Serán otorgados con arreglo a lo dispuesto en la presente Ley.

II. Constituye parte del documento notarial el recibir, interpretar, redactar y dar forma legal a las voluntades de los interesados.

 ARTÍCULO 40. (CLASES DE DOCUMENTOS NOTARIALES).- Los documentos notariales se clasifican en protocolares y extra-protocolares. Tendrán carácter de documentos públicos con independencia del medio en que se extiendan, sea papel o soporte electrónico.

ARTÍCULO 41. (AUTORIZACIÓN DE LOS DOCUMENTOS).- La notaria o el notario autorizará los documentos originales y las copias de éstos con su firma, rúbrica y
sellos oficiales de la notaría a su cargo.

 ARTÍCULO 42. (PROTOCOLIZACIÓN DE LOS DOCUMENTOS OTORGADOS EN EL EXTRANJERO).- Los documentos públicos otorgados en el extranjero deberán cumplir las formalidades y requisitos previstos en la reglamentación para su protocolización.

ARTÍCULO 43. (EXTRATERRITORIALIDAD DE LOS DOCUMENTOS NOTARIALES).- Todo documento público autorizado por notaria o notario de fe pública o de gobierno, para que surta efectos en el exterior, deberá ser autenticado por la o el Director del Notariado Plurinacional o por la o el Gobernador del Departamento, según corresponda, y por la autoridad competente del Ministerio de Relaciones Exteriores, además de los requisitos exigidos por las normas del país respectivo o de acuerdo a lo establecido en Convenios y Tratados Internacionales.

——————–



Reglamento a la Ley del Notariado Plurinacional

CAPÍTULO V

DOCUMENTOS NOTARIALES

SECCIÓN I

REGISTROS NOTARIALES

ARTÍCULO 49.- (REGISTROS NOTARIALES). Los registros notariales que conforma la notaria o el notario de fe pública, comprenden el archivo de los documentos notariales a los que da fe pública, que abarcan los protocolares en el protocolo notarial y los no protocolares en otros registros notariales clasificados conforme la Ley N° 483 y el presente Decreto Supremo.

ARTÍCULO 50.- (PROPIEDAD Y CUSTODIA DE LOS REGISTROS NOTARIALES). I. Los registros notariales son de propiedad del Estado Plurinacional de Bolivia y su custodia se ejercerá conforme las disposiciones establecidas en el presente Decreto Supremo.

II. Las notarias y los notarios de fe pública son responsables por la custodia de los registros notariales a su cargo, deberán precautelar su conservación e integridad documental y además de dar cumplimiento a otras disposiciones establecidas por la Dirección del Notariado Plurinacional.

III. El archivo del protocolo notarial, los registros de documentos extra protocolares y todo otro registro deben estar depositados en el archivo notarial correspondiente, estando prohibido cualquier traslado a otro lugar salvo las excepciones establecidas en el presente Decreto Supremo.

ARTICULO 51- (ENTREGA DE LIBROS NOTARIALES)

La entrega de libros notariales de una notaria o un notario de fe pública saliente al nuevo, deberá ser realizada en el plazo de noventa (90) días, bajo inventario por cada gestión anual y hasta el último día de su actuado notarial, así como el correspondiente ordenamiento del archivo protocolar y del archivo extraprotocolar.

ARTÍCULO 52.- (COMPILACIÓN DEL PROTOCOLO NOTARIAL). Para efectos de la aplicación de los Artículos 45 y 59 de la Ley N° 483, la compilación comprende el conjunto de los documentos que dieron lugar, al protocolo original y su matriz, registrados cronológicamente y organizados según el tipo o clase de trámite notarial.

 ARTÍCULO 53.- (ORGANIZACIÓN DE LOS ARCHIVOS DE LA OFICINA NOTARIAL).

 I. El Archivo de la oficina notarial es el conjunto de los documentos protocolares y extra protocolares, en originales o matrices, ordenados cronológicamente. En cada tipo de documentos, el orden cronológico genera un número de orden secuencial comenzando del 1, en cada gestión anual. Los tomos se conforman aproximadamente por cada quinientas (500) hojas velando que el registro se agregue en forma íntegra en el tomo respectivo.

 II. Por cada tomo se debe elaborar un Anexo Índice con los más importantes datos
de cada escritura pública como ser su número, identificación de las partes y trámite notarial. Este Anexo debe remitirse a la Dirección del Notariado Plurinacional en formato impreso y digital, cada vez que se concluya con un tomo ,lo que permitirá ejercer la supervisión y el control del servicio notarial.

ARTÍCULÓ 54 (ARCHIVO DE LAS ESCRITURAS PÚBLICAS). Todas las escrituras públicas según su tipo como ser testimonios, poderes, trámites voluntarios,
reconocimientos de firmas y otros serán archivadas en el protocolo.


————–o————



Principios Notariales

I.- PRINCIPIOS NOTARIALES.

abogados-graduandoseUna vez que tenemos asumido el Derecho Notarial como disciplina independiente del Derecho, que ostenta preceptos, conceptos y doctrinas instituidas en torno a la actividad del Notario y el instrumento público, siempre hablando dentro el Sistema Notarial Latino del que Bolivia participa, será importante analizar el conjunto de sus principios: por cuanto constituyen fundamentos, ideas rectoras, directrices y punto de partida fundamentales.-

 Pero será menester establecer que todo principio se sustenta en la racionalidad del pensamiento humano y los fundamentos filosóficos que determinan “el deber ser” (el imperativo Categórico Kantiano sustenta la vigencia real del deber ser).

 El deber ser, no es sino la representación lógico-racional como reflejo de la realidad; el “ser” es lo representado, la realidad, el objeto.

 Desde la concepción de la modernidad y la racionalidad del siglo XVIII existe un divorcio entre el deber ser y el ser, sin embargo, el deber ser determina la razón de ser de una institución orientando su destino, por lo tanto, su propia naturaleza determina los principios que rigen la implementación de su accionar. Por esto la vigencia de cualquier institución es a los principios que la sustentan. La función, en la parte operativa debe reflejar los principios que hacen su propia naturaleza y tiene como objetivo retroalimentar la institución para su estabilidad y efectividad y sobre su vigencia imprescindible; razón por cual, se debe adoptar valores para una adecuada actividad que responda a los objetivos o principios con los cuales se ha institucionalizado.

 El Derecho Notarial en su sistematización, contiene preceptos, conceptos y doctrinas organizadas en torno a la histórica actividad de la función notarial, y de los cuales se suscitan principios válidos, con sentido didáctico y objetivo. En este nuestro particular trabajo si bien dentro el sistema notarial latino, vamos analizarlos relacionándolos con la legislación positiva vigente de nuestro país.

 1.1.- PRINCIPIOS QUE ESTABLECE LA LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL.-

Inicialmente veamos que la Ley del Notariado Plurinacional (LNP) establece sus principios y fines cuando en su artículo 2 dice:

“I. Los principios que rigen la presente Ley son:

1. Interculturalidad: El servicio notarial se sustenta en el reconocimiento, la expresión y la convivencia de la diversidad cultural, institucional, normativa y lingüística y el ejercicio de los derechos individuales y colectivos garantizados en la Constitución Política del Estado, conformando una sociedad basada en el respeto y la igualdad entre todos, para Vivir Bien;

2. Servicio a la sociedad: El desempeño del servicio notarial se realiza en el marco de la atención a la población con calidad y calidez, además de respetar y preservar el interés colectivo;

3. Integridad: Por el que se asumen y promueven los principios ético-morales de la sociedad plural e intercultural boliviana ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso y no seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), tekokavi (vida buena), ivimaraei (tierra sin mal), y qhapajñan (camino o vida noble);

4. Neutralidad: El asesoramiento y la actividad notarial tiene como finalidad mantener la igualdad de las y los interesados por lo que su intervención es neutral, evitando todo género de discriminación;

5. Legalidad: Por el que las actuaciones del Notariado Plurinacional están sometidas plenamente a la Constitución Política del Estado y la Ley, se presumen legítimas, salvo expresa declaración judicial en contrario;

6. Rogación: La actuación de la notaria o el notario se activa siempre a partir de la solicitud de las o los interesados;

7. Inmediación: Es el contacto directo e inmediato entre las y los interesados, con la notaria o el notario y el documento o acto jurídico;

8. Cultura de paz: El servicio notarial contribuye a la cultura de paz mediante el acuerdo sobre la modificación y extinción de relaciones jurídicas sin intervención jurisdiccional.”

Dejemos claro que estos son, como su mismo texto dice “Principios que rige la presente Ley”, que como veremos la mayoría son parte del mismo Sistema Notarial Latino del cual Bolivia es participe, y algunos se asumen como implícitos de ese mismo sistema.

 1.2.- CLASIFICACIÓN DE LOS PRINCIPIOS NOTARIALES.-

Dentro el Sistema Notarial Latino, se dan variados principios, que a efecto de un metódico análisis, convengamos en clasificar estos principios con criterios que se asumirán: en función al instrumento, a la actuación del Notario y al acto notarial:

A).- Clasificación en función al instrumento; B).- Clasificación relacionada a la actuación de Notario; y C).- Clasificación en relación al acto notarial.Princip

A).- CLASIFICACIÓN EN FUNCIÓN AL INSTRUMENTO:

1.- Principio de Forma.

El principio de forma, supone en la implicación del instrumento, que el notario debe conocer con fidelidad, cómo se debe exteriorizar la voluntad de los participes, guardando un concreto cuidado en los requisitos de validez de cada una de las figuras jurídicas. Es responsabilidad de él por lo tanto la formalización y el conocimiento de estas.

Figurémonos, se cerniría una colosal inseguridad jurídica si el notario “pudiera dar fe como quisiera”.

Este principio, la forma, contemplándola de manera general, comprende las múltiples solemnidades legales del instrumento público, aún las que no afectan a su validez. Pero en todo caso se traduce en la obligación de ajustarse a preceptos legales y formalidades expresas; su finalidad es lograr el perfeccionamiento del documento notarial sin observaciones, ni sujeto a nulidades o anulabilidades.

En nuestra legislación se encuentra establecido en:

LNP Art. 11 Parag. I;
Código Civil: Artículos 491, 492, 493, y 667.

2.- Principio de La Escritura

Este principio se traduce en la necesaria materialización en papel de los actos y hechos que notarialmente se tome conocimiento a través del lenguaje escrito, garantizando de esta manera su existencia y contenido.

Nuestro ordenamiento establece que la Escritura debe contener: el encabezamiento, el cuerpo y la conclusión.

Ley del Notariado Plurinacional: artículos 3 inciso 4); Arts. 52 al 56

Código Civil: 1287 al 1295

3.- Principio de Reproducción.

Este principio consiste en que, siendo que la matriz se integra y archiva en una colección anual llamada protocolo, el notario expide la reproducción de ésta matriz mediante copias o testimonios a los cuales les otorga el mismo valor que los originales (Vale decir que éstos testimonio o copias gozan de allí de la fe derivativa del protocolo).

Ley del Notariado: artículos 19 Inc. e); Arts. 41, 51, 71 y 72, 76, 78 (Negativa de copia); Art. 79 (Autorización de Copia)

Código Civil: Artículo 1309, 1310 y 1311.

4.- Principio de Publicidad.

En todo caso este principio se refiere al acceso a los instrumentos notariales y su información, cuyo sendero es de plena libertad para los participes del mismo, mas no a terceros, que si bien pueden solicitarlos, empero deben hacerlo previa acreditación de su legitimo interés. En otras palabras ofrece la publicidad del acto que se autorizó o del hecho que se certificó, que debe ser accesible a las partes, pero mantenerse el secreto frente a terceros. Asimismo también se asume  por accesión que la calidad de la matriz es única.

LNP: Arts. 3 Inc. 3; 19 inc. e), 20 Inc. a) y f), y Arts.  44, 45, 52,

5.- Principio de conservación.

Por supuesto cuando hablamos de este principio afincado al instrumento, nos referimos a la principal característica de los documentos protocolares que es su preservación, (Documentos protocolares, porque forman parte del protocolo), de cuya matriz el notario tiene el importante deber de conservar en colección anual foliada, encuadernada y con sistemático mantenimiento mostrando dicho dador de fe, la diligencia de un padre de familia. Con este acto de conservación entre otras cosas se ofrece la garantía de autenticidad y perdurabilidad de los actos, hechos, contratos y negocios jurídicos.-

Ley del Notariado Plurinacional: artículos 3 incs. 5), 6); Art. 18 Inc. c); Arts. 83 al  88;
30, 31, 33, 64, 65, 66, 68 y 70

6.- Principio de Matricidad o Protocolo

La matriz es solo una, y por ello el notario debe brindar la suficiente custodia de estos, para su cotejo que puede darse en cualquier momento. Pues bien el conjunto de matrices (que ya dijimos que conforman el protocolo) se guardan, colectan juntamente con los demás documentos habilitantes de las escrituras o sus anexos.

“Matricidad es el principio en cuya virtud el notario retiene y custodia los documentos originales que ha autorizado. Protocolo es el principio por el que el notario ha de custodiar esos instrumentos originales que retiene(Declaración del Congreso de Buenos Aires de 1948 sobre la función notarial)

Este principio debe ser aplicado por el Notario en documentos protocolares, conservándose la matriz y documentos anexos, (En los documentos protocolares se deben archivar los originales). Lo conforman por tanto, el protocolo compuesto por: minutas, escrituras públicas (matrices), poderes, protestos y actas de notoriedad.

La conservación de las matrices en protocolo encuadernado fue introducida por la Pragmática de Alcalá, dada en España por Isabel la Católica en 1503.

Ley del Notariado Plurinacional: artículos 3 inciso 5); Art. 20 Inc. g) y h) (Prohibición); 12, 30, 31, 33 y 41; y Art. 44 al 51;

B).- CLASIFICACIÓN EN LA APLICACIÓN A LA ACTUACIÓN DE NOTARIO:

7.- Principio de Legalidad

A través de este principio, de manera fehaciente se tipifica la función notarial y en seguida implica la obligación de ajustar todos los actos y contratos que las partes deseen efectuar ante el notario, a los presupuestos de la Ley y a las reglamentaciones establecidas y vigentes.

Tiene por obvio el entendido el que por parte del notario debe editarse un amplio conocimiento de las distintas cuestiones jurídicas vinculadas, directa o indirectamente, con el objeto del acto solicitado. Se corresponde además con la obligación de prestación de servicios notariales que posee.

Una de las funciones indelegables del notario, indica la obligación de adecuar las manifestaciones y voluntades de los requirentes, al ordenamiento jurídico.

La fe pública recae únicamente sobre los actos lícitos, por eso el Derecho Notarial, en este principio, siente asegurados sus presupuestos y su naturaleza intrínseca, ya que los notarios deben, en cumplimiento de sus deberes, ajustar la verdadera voluntad de las partes al Derecho, respetando las categorías jurídicas legales vigentes. Para dar cumplimiento al principio de legalidad, el ministro de fe debe adecuar la voluntad de las partes, necesariamente, a la ley, manteniendo su esencia.

Constitución Política del Estado, Código Civil, Código de Pdto. Civil, Código Penal, Código de Pdto. Penal, Código de Comercio, Código de Familia, Ley No. 843, Ley del Notariado, Ley No. 1817, Reglamentos, Resoluciones y Circulares.

LNP Art. 2 Parag. I., Inc. 5; Art. 11; Art. 19 Inc. c); Arts. 28, 29, 30 y 39;

8.- Principio de Imparcialidad (Neutralidad Art. 2 LNP).-

Este principio es una garantía del orden contractual, los notarios deben actuar en todo momento (Desde la fase del asesoramiento o responderé) con imparcialidad o neutralidad, y en forma objetiva, es decir con profesionalidad y equilibrio, sin favorecer a ninguno de los partícipes que intervengan en los diferentes actos o documentos celebrados o redactados ante él. Asimismo este principio se extiende a no actuar en favor de cónyuges, parientes ni en actos propios.

Ley del Notariado: Artículo 2 Parag. I, Inc. 4) y 6)

Código Civil: artículos 471 y 592.

9.- Principio de Profesionalidad – integridad –

“Solamente el notario profesional puede realizar un control de fondo y conferir al negocio una autenticidad que no sea meramente formal”  (Principios Not., Rodriguez A.)

“Los componentes públicos son constitutivos de la función notarial, pero sin mengua de la atención a los intereses privados de los otorgantes. La actuación profesional de los notarios no es meramente organizativa, sino que incide en el mismo acto o negocio documentado. La profesionalidad del notario comprende la llamada adecuación facultativa y sobre todo la que por medio del asesoramiento y del consejo no institucionales penetra en el mismo negocio documentado y colabora a su formación” (Principios Not., Rodriguez A.)

Este principio está referido a que el Notario debe ser un profesional del derecho, con especialización y actualización constantes.

Sumado a esto principal, tiene que ver con la probidad y precisión con la que debe brindar su servicio a las personas que lo requieran, así como brindar asesoramiento jurídico.

Ley LNP: Art. 2 inciso 3); Art. 11, Parag. I; Art. 18 Inc. b); Art. 20 Inc. b), c) d) e) (Prohibición);  Art. 21 al 24;

10.- Principio de Deontología e integridad

Un correcto ejercicio de la función notarial, precisa de la Deontología como elemento esencial indispensable, sin cuya sujeción se imposibilita la misma.

Puntualicemos: resulta ya insostenible seguir equiparando los términos Deontología, ética, moral, axiología donde, al margen de su relación dialéctica goza cada una de autonomía propia.

Una moderna proyección de la deontología notarial, trasciende a la ética y a la moral e incluye el basamento técnico jurídico de la profesión e inclusive incumbe al personal auxiliar de las Notarías. Dentro ese orden deontología notarial también se traduce como el conjunto de competencias profesionales que deben materializarse en la función pública notarial, destacándose: el nivel de interpretación jurídica, la independencia de actuación, el lenguaje técnico jurídico, entre otras habilidades que deben sistematizarse en su actuación fedante en pos de la preservación de la legalidad y la prevención de futuras litis, situación sobrevenida como consecuencia de una mala praxis jurídica.

El notario debe utilizar toda su habilidad y conocimiento deontológico-teórico-práctico para dotar al documento notarial de las garantías debidas y de su suficiente idoneidad.

Lo referido, se corresponde con la lógica formativa profesionalizante que debe distinguir la deontología notarial desde la integración de todos y cada uno de sus componentes esenciales, sin los cuales su función fedataria perdería su naturaleza jurídica.

LNP Artículo 2 Inc. 3)¸ Art. 20 Inc. b), c) d) e) (Prohibición);  Art. 21 al 24;

11.- Principio Testimonial

Mediante este principio el Notario, da fe de un documento protocolizable, con el objeto de acreditar la exigencia, contenido, o valor de ciertos documentos, así como asegurar la identidad de una persona o dar fe de un acto determinado, o de autenticar una firma.

Pero, así también este principio se considera válido en la evidencia que la función notarial se refiere también a las actas en contraposición al Principio de Matricidad o protocolo, donde el notario hacer patente su “función de visu”, es decir, testimoniar hechos en forma documental o de presencia, que no van a formar parte de su protocolo. En doctrina, a esta actividad notarial se le denomina testimonios notariales, toda vez que el notario da fe de hechos evidentes ante él, ya por vía documental o por presencia notarial física, ante el hecho testimoniado o percibido por los sentidos.

LNP: Arts. 2 Parag. II inc a); 18 inc. i); 19 incs. d) y e)

Código Civil: Artículo 40.

12.- Principio de Autoría o Redacción

Este principio se expresa como idóneo y propio de la actuación notarial, y consiste en que el documento tiene como autor al notario. Arranca éste principio parte de las mismas definiciones que del documento público tenemos, cuando estos establecen: que son documentos públicos los “autorizados por el notario”.

Documento público es pues, ciertamente el documento que hace el notario, que redacta este, y en el cual narra una serie de hechos. Sin embargo apercibidos de lo dicho por Nuñez Lagos, también debemos apuntar, que, dentro del documento notarial es necesario distinguir dos clases de declaraciones:

  1. Aquellas que formula el notario.-
  2. Aquellas que hacen las personas particulares que intervienen en el documento.-

En mérito a ambas declaraciones, podríamos decir que: los autores del documento son tanto intelectuales: las partes o requirentes, y el autor material: el Notario.

Los primeros manifiestan los objetivos, características y motivos del contenido instrumental, y el segundo es el responsable de la redacción y contenido del documento con las formalidades para su validez.

Empero, el hecho de que en el documento confluyan ambos tipos de declaraciones-autoría, no oscurece la realidad de que el autor del mismo en su totalidad es el notario. Claro que distinguiendo los distintos efectos que tienen las afirmaciones hechas por el notario de las declaraciones de las partes.-

 Las afirmaciones que hace el notario, se refieren a hechos que él percibe por sus sentidos, están amparadas por la fe pública, que dota el carácter de prueba legal.-

LNP: artículo 3 inc. 8); Art. 20 inc. p); Arts. 53 al 56; Art. 54 Inc. i); Art. 55 Inc. a); Art. 60.-

Código Civil 287

13.- Principio de Legitimación

En merito a este principio el Notario Público, debe analizar la aptitud y capacidad para participar de los sujetos otorgantes, y que si los derechos que ostentan se encuentran legitimados, es decir, si son sus titulares y no tienen impedimento alguno para realizar actos de disposición.

O en su caso admite la intervención por sí o mediante apoderado de personas físicas en el instrumento notarial, identificando claramente a estos.

LNP Art. 62.

14.- Principio de La Fe Pública

Este principio tiene por substancial base la presunción de veracidad que tiene los actos y contratos faccionados en idóneo apoyo a la seguridad jurídica del estado.

El notario tiene la fe pública para hacer constar y autorizar los actos y contratos en que intervenga por disposiciones de la ley o a requerimiento de la parte.

Este principio significa que la fe pública es personal e intransferible, el Notario no debe delegar la misma, la actuación del Notario es autónoma y no depende del Estado.

LNP: artículos 19 Inc. a) y b); Art. 20 Inc. p) (Prohibición); y Art. 30

15.- Principio de Sanción o Autorización

Bajo este principio, el Notario Público autorizará la escritura preventivamente y en su caso, dentro del término y justificando el cumplimiento de los requisitos legales, la autorizará definitivamente; no basta que las partes firmen la escritura para que la misma produzca todos sus efectos, sino que es necesario para tales fines, que el Notario Público la autorice y sancione con fecha, firma y sello.

El notario, con su firma autentica y da legalidad al instrumento, para que luego se corra con el tráfico jurídico, confiriéndole así  la calidad de documento publico autentico y valedero. Es la última operación formal del instrumento que con la firma del Notario se convierte en instrumento público. Para algunos al autorizar el notario contextualmente reitera el principio de autoría (Contextualmente dice entonces: “Soy autor”)

LNP: Arts. 19, 28, 29, 30 y 41

16.- Principio de Interpretación

En función de éste principio el Notario a efectos de la calificación notarial y otros, debe interpretar la intención de las partes, su finalidad, y estos a través del conocimiento de las disposiciones legales, previendo sus alcances, deducir sus efectos jurídicos.

Establecida en normas jurídicas en general.

LNP. Art. 11 Inc. a) 18 Inc. i); Art. 19 Inc. d); Art. 39 Parg. II.

17.- Principio del Secreto Profesional

Este principio atañe al Notario por ser depositario de la confianza manifestada por las partes. Ya que este funcionario debe cuidar sigilosamente por ética y moral, no sólo sobre el contenido del documento, sino sobre la intimidad de los requisitos. Este principio se extiende a los colaboradores y secretarias.

Estella citado por Marcos Guimera Peraza, respecto del secreto profesional del notario señala que es el “sigilo o reserva de lo que se conoce por razón del ejercicio de una profesión u oficio y cuya publicación pueda ocasionar perjuicios a los bienes o intereses ajenos” (Deontología Notarial)

Marco Guimera Peraza a su vez dice: “puede afirmarse, como regla que debería tener una general observancia, que este deber sería cumplido por todos, y los secretos de los particulares quedarían a salvo: es imprescindible que los actos o contratos otorgados por los particulares sean conocidos por medio de la oficina, registro o funcionario encargado especialmente por la Ley para darlos a conocer a terceros, y no por ningún otro medio.” (Deontologia notarial)

LNP: Artículo 3 inciso 2) (Reserva del Servicio Profesional); Art. 18 Inc. d); Art. 20 Inc. a); art. 20 Inc. f) (Prohibición); Art. 61;

17.- Principio de Asesoramiento

Le corresponde al Notario como profesional del Derecho, asesorar a quienes reclaman su ministerio para que sea redactado el documento notarial que corresponde en cada caso, así como aconsejarles los medios jurídicos para el logro de sus fines lícitos. Este asesoramiento es funcional, vale decir que viene como deber o imposición de la función notarial y por lo tanto no puede cobrar por esta labor, es gratuito.

LNP: artículo 3 inciso 1 (definiciones); Aryt. 11 inc. a) Art. 18 Inc. h) e i); Art. 19 Inc. d)

C).- CLASIFICACIÓN EN RELACIÓN AL ACTO NOTARIAL:

18.- Principio de Inmediación

Este principio se expresa en la necesaria relación de proximidad entre los participes que intervienen en el acto notarial. Se desarrolla entre el Notario, las partes intervinientes y el documento que autoriza, destacándose los aspectos de rogación o requerimiento (ya que el Notario no actúa de oficio); dicha inmediación se objetiva en la fórmula “Ante mí” usada por el dador de fe.-

LNP: Artículo 2 Parag. I, inciso 7);

19.- Principio de Notoriedad

Este principio tiene su base en el juicio que realiza el notario para decidir y dejar constancia en un instrumento público de la notoriedad manifiesta de determinados hechos o extremos, y toma en cuenta, tanto el juicio que emite por su propia apreciación, como aquel que emite a partir de documentos que le son suministrados o declaraciones que le son prestadas por los comparecientes, por los testigos u otros intervinientes.

En otras palabras se establece este principio en los fundamentos de juicio que debe imprimir el Notario. En ese orden convengamos en distinguir tres fases: a).- Juicios sobre la identidad y capacidad de los comparecientes. b).- Juicios basados en el testimonio de las personas, testigos, peritos y traductores. c).- Juicios por medio de los documentos idóneos aportados al instrumento.

LNP: artículo 3 inciso 7)

Código Civil: artículos 1145, 1146, 1147 y otros.

20.- Principio de Unidad De Acto/ Acto Sucesivo

La Unidad de Acto, posee natural ligazón con el principio de inmediación, por cuanto supone la presencia de los sujetos básicos del instrumento notarial en un solo acto, (En una unidad de tiempo). Vale decir que los sujetos y el notario, permanecen de principio a fin “En una unidad de tiempo”; así se dá curso a la lectura íntegra del instrumento, luego firman todos los comparecientes y el Notario. Esta unidad de acto, aun se verifican imperativamente en actos en esencia solemnes, como el Testamento Notarial.

Diversos notarialistas sostienen, que sin que exista interrupción en el cumplimiento del rito instrumental, se permita el desdoblamiento del contrato en forma expresa, siendo las voluntades convergentes, pero que puede desarrollarse en dos actos simultáneos, ni continuos y en diversidad de circunstancias, es decir que en forma separada pueden firmar, por ejemplo, un contrato de compraventa, primero los vendedores y luego los compradores o viceversa, pero ambos siempre en presencia del Notario, aunque sea en actos separados.

El principio de la unidad de acto, en el actual desarrollo de la función notarial ya ha sido superado, ante la imposibilidad de su aplicación práctica, por el principio de acto sucesivo, por lo que su cumplimiento no debiera ser interpretado de una manera estricta y rigurosa por parte de Jueces y Fiscales.

LNP: Art. 56 inc. g)

Código Civil: Arts. 1126 y 1127, 1131, 1132

 21.- Principio del entorno Voluntario, cautelar, preventivo y de paz social.

 El acto notarial debe desarrollarse siempre en un entorno voluntario, jamás cuando existen vicios de la voluntad, o cuando no existe acuerdo; en dicho evento – el no acuerdo- el notario debe excusar su concurso, y más bien pedir a los participes que concurran a las autoridades jurisdiccionales.-

LNP: Art. 2, Parag. I. Inc. 2), y 8) Parag. II incs. 1),2),3),y 4).

———————————–

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA.

  •  GUZMÁN, FARFAN, SAUL, Apuntes De Derecho Notarial, Tomo I, II, III, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.
  • LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL, promulgado el 25 de enero de 2014.-
  • MENDOZA ARZABE, FERNANDO, Tratado de Derecho Notarial, Editorial Jurídica Conosur Ltda.,  Santiago de Chile 1993.
  • NERI, ARGENTINO I., Tratado Teórico-Práctico de Derecho Notarial, Editorial Depalma, República Argentina, 1976.
  • PELOSI, CARLOS, El Documento Notarial. Editorial Astrea. Buenos Aires, Argentina, 2006. 4° Reimpresión.
  • VILLARROEL, RAMIRO, Fundamentos de Derecho Notarial, Editorial Nuevo Horizonte, 2004.

BIBLIOGRAFÍA ELECTRÓNICA.

(Deontología Notarial)

 

(Principios fundamentales Notlatino)

(Principios Not. Rodriguez A.)

 

(Principios Notariales)

Algunas precisiones sobre la función, el rol del notario y los trámites voluntarios

Ivanplus

 

Dr. Iván Rosales Chipani
Notario de Fe Pública

 

didi

La función del notario es dar fe, asesoramiento, notoriedad, seguridad jurídica, voluntaria y extrajudicial a los hechos, actos, contratos, negocios jurídicos (y ahora dar notoriedad) a los trámites de esencia voluntaria, contribuyendo a la paz social.

“Es menester mirar honestamente hacia afuera, para descubrir qué circunstancias atentan contra el rol del Notario actual, pero también realizar una profunda reflexión hacia adentro de la corporación y verificar, crudamente, sus falencias. Sólo así, habrá avance; allí se deberá rastrear la esencia de la función y una aplicación adecuada a las nuevas realidades.” (El papel del notario en el tercer milenio pautas)

 

Alentados por motivaciones que hacen a la Función, el rol del notario y los trámites voluntarios en mérito  a la Ley del Notariado Plurinacional (LNP), convengamos en plantearnos algunas interrogantes, para en seguida responderlas, como sigue:

¿Ha cambiado la función notarial en Bolivia?

Últimamente escuchamos decir, que la función del notario en Bolivia ha cambiado con la nueva ley del notariado Plurinacional, por cuanto además de otros aspectos, se incorpora como parte de su tarea el dar notoriedad a los trámites voluntarios.

Dicha afirmación, personalmente, me niego a tomarlo como cierta. Porque, es a la actividad del notario que se le ha ido incorporando otras tareas más, ampliándose así su rol, pero la función del notario en esencia es la misma.

Art. 11.- (NOTARIA O NOTARIO DE FE PÚBLICA).-
I. Es el profesional de derecho que cumple el servicio notarial por delegación del Estado y la ejerce de forma privada, asesorando excepcionalmente en el marco de sus funciones, interpretando y dando forma legal a la voluntad de las y los interesados, elaborando y redactando los instrumentos públicos, asimismo realizará los trámites en la vía voluntaria notarial previstos en la presente Ley. (Ley Not. Plurinacional 2014)

La función de la escuela es enseñar, la función del zapatero es en esencia hacer o arreglar zapatos, del panadero hacer pan. Pues la del notario es dar fe, asesoramiento, notoriedad, seguridad jurídica, voluntaria y extrajudicial a los hechos, actos, contratos, negocios jurídicos (y ahora dar notoriedad) a los trámites de esencia voluntaria, contribuyendo a la paz social. Es en esa vertiente que a su vez los artículos 28 y 29 de la LNP establecen como Alcances y naturaleza de lo notarial:

ARTÍCULO 28. (ALCANCE).-
El servicio notarial es la potestad del Estado de conferir fe pública, otorgando autenticidad y legalidad a los instrumentos en los que se consignen hechos, actos y negocios jurídicos u otros actos extra judiciales. El servicio notarial está facultado para tramitar la creación, modificación o extinción de relaciones jurídicas en la vía voluntaria notarial.
ARTÍCULO 29. (NATURALEZA JURÍDICA).-
El servicio notarial es un servicio público, único, independiente, continuo, autenticador, extra judicial; y delegado por el Estado conforme a la presente Ley. (Ley Not. Plurinacional 2014)

Para dejarlo claro y en corolario de este primer acápite, Ibáñez y Almenara nos dice que:

No es lo mismo actividad notarial, que, función notarial. La función notarial sigue siendo lo que era, y lo que, con toda probabilidad, continuará siendo en un futuro previsible: el Notario es un funcionario público que sirve al sistema público de seguridad jurídica preventiva extrajudicial a través de las presunciones de legalidad y de autenticidad, de forma y fondo, vinculadas a los documentos que autoriza. El fundamento de estas presunciones, sin cuya existencia la seguridad del tráfico quedaría gravemente comprometida, descansa en el control de la legalidad y en el consentimiento informado que, como requisitos indispensables, incorpora toda actuación notarial.” (Ibañez y Almenara, Notariado Tecnologías)

¿El notario conocerá y ejercerá trámites en la jurisdicción voluntaria?

Alguien dijo también, que el notario en Bolivia ejercerá la jurisdicción voluntaria. Otra vez, falso, por cuanto: la misma palabra jurisdicción ya le es impropia a los trámites voluntarios; veamos la etimología de la misma palabra “iurisdicción”,  del latín iuris dictio, «decir, decidir o declarar el derecho a su propio gobierno».

En el Caso de los Notarios, estos no deciden ni declaran el derecho, ni por asomo  sobre una situación controvertida, sino mas bien actúan siempre sobre una esfera de la paz, de lo voluntario. La Jurisdicción, por lo mismo es siempre, o debe serlo sobre situaciones controvertidas, donde se precise decidir el derecho:

La Jurisdicción (del latín iuris dictio, «decir o declarar el derecho a su propio gobierno») es la potestad, derivada de la soberanía del Estado, de aplicar el Derecho en el caso concreto, resolviendo de modo definitivo e irrevocable una controversia, que es ejercida en forma exclusiva por los tribunales de justicia integrados por jueces autónomos e independientes. (Jurisdiccion. Wikipedia 2014)

En nuestro país, los órganos que administran justicia, tuvieron tanto a la jurisdicción contenciosa propiamente dicha como a la llamada “jurisdicción voluntaria” como materia judicial. Aun ahora, salvo las excepciones que marca la Ley del notariado (ya no como “jurisdicción” sino como trámite voluntario) toda la demás “jurisdicción voluntaria” continua siendo materia judicial. Pero es que, la mal llamada “Jurisdicción voluntaria”, recordemos es de naturaleza eminentemente administrativa y subsidiaria a tal grado que se considera como actividad anómala de jueces y tribunales, su intervención sólo tiene por objeto dar autenticidad al acto o verificar el cumplimiento de una formalidad, agregando, que se trata de uno de los supuestos en que el Juez ejerce funciones administrativas.

Lo evidente, es que el notario en Bolivia, en merito a lo dispuesto por el Art. 92 y 93 de la Ley 483, no conocerá y ejercerá trámites en la jurisdicción voluntaria; sino más bien, dará notoriedad a algunos (contadísimos) trámites voluntarios como ser:

(TRÁMITES EN MATERIA CIVIL Y SUCESORIA).-
En materia civil y sucesoria, procede en los siguientes casos:
a.- Retención o recuperación de la posesión de bienes inmuebles;
b.- Deslinde y amojonamiento en predios urbanos;
c.- Divisiones o particiones inmobiliarias;
d.- Aclaración de límites y medianerías;
e.- Procesos sucesorios sin testamento;
f.- División y partición de herencia;
g.- Apertura de testamentos cerrados;
(TRÁMITES EN MATERIA FAMILIAR).-
En materia familiar procede en los siguientes casos:
a. Divorcio de mutuo acuerdo;
b. Permisos de viaje al exterior de menores, solicitados por ambos padres. (Ley Not. Plurinacional 2014)

¿En materia familiar los notarios le quitarán a las autoridades jurisdiccionales (Jueces, tribunales, etc.) la tuición sobre el divorcio?

A esto había que responder también con un NO. En Bolivia, las entidades jurisdiccionales en materia familiar conocían y seguirán conociendo en el futuro los divorcios contenciosos, por cuanto dicha institución (el divorcio) siempre estuvo configurado así como contencioso; es decir, aun cuando había pacífico acuerdo y voluntad de las partes (los cónyuges) para divorciarse, siempre debían tramitar el divorcio, de acuerdo a las causales que imponía el Código de Familia, cual si hubiera contención. Veamos, aún la causal de separación por más de dos años, su trámite judicial, era y es de índole contencioso, esto había llevado a más de un abogado a falsear los hechos –no obstante su cliente y la otra parte pacífica y voluntariamente querían el divorcio—. Vale decir que “Para pedir la aplicación del derecho, contradictoriamente se debía ir contra el derecho”.

Pero bueno, veamos, el divorcio voluntario, con la Ley del Notariado Plurinacional, al no existir en el ordenamiento familiar anterior, se constituye en una nueva institución para su trámite en la vía voluntaria notarial y por ende, estaríamos en capacidad de afirmar que, esta tuición no se le quita al sistema jurisdiccional, sino que se crea e incorpora como un trámite notarial nuevo y voluntario en nuestro país.

Pero, de paso, convendría aclarar que de todas maneras este trámite notarial (“Divorcio voluntario”), no se aplicaría a todas las situaciones donde los cónyuges quieran extinguir voluntariamente su vínculo matrimonial. Muchos no podrían acogerse a este trámite –algunos analistas calculan que no representará ni el 10 % de todos los casos–, por cuanto la ley del Notariado Plurinacional, en su Art. 94 claramente tamiza, al definir cuándo ésta debe proceder:

(PROCEDENCIA).
El divorcio notarial procederá cuando:
a. Exista consentimiento y mutuo acuerdo entre los cónyuges sobre la disolución del matrimonio;
b. No existan hijos producto de ambos cónyuges;
c. No existan bienes comunes o gananciales sujetos a registro;
d. No exista pretensión de asistencia familiar por ninguno de los cónyuges. (Ley Not. Plurinacional 2014)

El primer ítem, absolutamente posible y necesario: el consentimiento libre y voluntario de los cónyuges para suscribir el acto. Empero, por ejemplo, si mínimamente los participes exhiben en su trato o lenguaje un accionar displicente que sugiera una voluntad “negativa”, pese inclusive a tener suscrito un acuerdo desvinculatorio previo, el notario cesará el acto, declarando que las partes deben recurrir a la vía judicial, por cuanto existe contención.

En cuanto a que no deben existir hijos producto del vínculo matrimonial a disolverse. Es evidente que el legislador exhibe con este requisito un espíritu conservador hacia la idea de la familia y la posibilidad del shock que podría causarse para con los hijos fundamentalmente menores. Pero, en variados países del orbe, el divorcio notarial se muestra más progresista, por ejemplo el Divorcio Voluntario en muchos casos se limita únicamente al hecho de que los cónyuges no deben tener hijos menores de edad; o que teniendo hijos ya mayores, alguno de estos no fueran incapaces.

En la exigencia que instituye: “Los cónyuges no deben poseer bienes comunes o gananciales sujetos a registro”. Esto se suma a la colección de óbices que impone el anotado artículo de la LNP; sin duda los participes o solicitantes del divorcio voluntario al margen de establecer los otros requisitos, tendrían que dejar constancia expresa que no poseen bienes comunes sujetos  a registros, sea mediante declaración jurada y/o con certificación negativa de los registros (Derechos Reales, Vehículos, etc.) como al parecer tendrá tendencia en su reglamento la LNP; notese las limitaciones, a mi juicio excesivamente restrictivos. En las normativas notariales de otros países, se allana la posibilidad del divorcio voluntario aun teniendo los cónyuges esos “bienes comunes”, pero ostentando con base preliminar un acuerdo pre-desvinculatorio donde definen expresamente el destino que se tuvieran que dar a esos bienes comunes.-

Finalmente, esto que podría resultar complicado, si no media un asesoramiento profesional, sea de parte del notario y/o del profesional abogado hacia los cónyuges en pos de desvincularse del matrimonio en la vía voluntaria de análisis: Debe expresamente también acordarse entre los partícipes la renuncia voluntaria a la expectativa o pretensión de la asistencia familiar en favor de uno por el otro cónyuge; porque es evidente que esa “No pretensión acordada en el trámite”, vale o se traduce como “renuncia expresa a la asistencia familiar del otro cónyuge”.

 

————————

 

BIBLIOGRAFIA

JURISDICCION; WIKIPEDIA; [Artículo web] 8/08/2014 11:05 Disponible en http://es.wikipedia.org/wiki/Jurisdicci%C3%B3n
(Jurisdiccion. Wikipedia 2014)

LEY DEL NOTARIADO PLURINACIONAL; Soporte pdf, Notariosbolivia.com( (25 de enero de 2014). 14/II/2014 15:00 disponible en http://notariosbolivia.com/leynotariadoplu.pdf  
(Ley Not. Plurinacional 2014)

NOTARIADO ANTE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS; IBAÑEZ Y ALMENARA [Artículo Web] 05/08/2014 Disponible en http://winred.com/negocios/el-sector-del-notariado-ante-las-nuevas-tecnologias/gmx-niv114-con4714.htm
(Ibañez y Almenara, Notariado Tecnologías)